Trasladan a "El Coqueto" a penal de máxima seguridad

viernes, 28 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- César Armando Librado Legorreta, El Coqueto, condenado a 240 años de prisión por seis homicidios cometidos contra mujeres, fue trasladado del penal de Barrientos al centro estatal de máxima seguridad de Tepachico, del municipio de Otumba, Estado de México. De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana, el traslado se efectuó en atención a una recomendación del Consejo Técnico Interdisciplinario de la Dirección General de Prevención y Readaptación Social, debido a la alta peligrosidad del reo por su perfil criminológico y conflicto con otros internos. En un comunicado, la dependencia detalló que El Coqueto, quien ingresó al penal de Barrientos en 2012, fue trasladado la noche de ayer bajo un fuerte operativo de seguridad. Señaló que al paso del tiempo el homicida “se ha conflictuado con otros internos, además de que su comportamiento negativo ha ido en incremento, lo que hace necesario su cambio a un penal de mayor seguridad, donde será internado en un módulo de alta peligrosidad”. César Armando Librado Legorreta fue sentenciado a 240 años de prisión el 12 de diciembre de 2012, por feminicidio cometido en agravio de seis mujeres, a quienes violaba en unidades del transporte público. Por cada una de sus víctimas –Cireni Dayana, Blanca Elia, Eva Cecilia, Fernanda, Patricia, y una mujer aun no identificada– recibió una sentencia de 40 años de prisión. En un reportaje difundido por Apro en diciembre de 2012, María de la Luz Estrada, coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), se refirió al caso y lo calificó de emblemático porque, subrayó, refleja que la justicia llega tarde y que el asesinato doloso de mujeres no se investiga. El OCNF fue la primera organización civil en denunciar que en los primeros cinco años de la administración del entonces gobernador del Estado de México y ahora presidente de México, Enrique Peña Nieto, se cometieron 922 casos de feminicidio. Desde entonces, la gestión peñista negó que hubiera una ola de asesinatos de mujeres, y rechazó que se decretara una Alerta de Violencia de Género para poner en marcha medidas de protección urgentes para las mexiquenses. Ante la presión social, Peña Nieto envió al Congreso estatal una iniciativa para tipificar el delito de feminicidio, que fue aprobada en marzo de 2011, y desde entonces el artículo 242 bis del Código Penal estatal castiga este crimen con penas de 40 a 70 años de prisión. Estrada señaló que lo más preocupante en el caso de las seis ejecuciones perpetradas por El Coqueto es que se estuviera asesinando mujeres con el mismo modus operandi, en una zona determinada y con una frecuencia inaudita, sin que las autoridades hicieran algo para frenar esos homicidios. Según los cruces de información de las familias, en sólo dos meses Librado Legorreta mató a cuatro mujeres sin mayor problema, y todavía se dio el lujo de arrojar sus cuerpos en un radio de menos de tres kilómetros. “¿Realmente se hizo justicia?”, cuestionó Estrada al apuntar que fue necesario que una mujer salvara la vida para que las autoridades pusieran atención sobre este fenómeno, es decir, esto es preocupante porque sólo así se logró la sentencia de feminicidio, apuntó en esa ocasión.

Comentarios