Saquean vivienda donde se ocultó 'Kike' Plancarte

miércoles, 2 de abril de 2014
QUERÉTARO, Qro. (apro).- El fundador y uno de los principales líderes de Los Caballeros Templarios, Enrique Plancarte Solís, había firmado un contrato de arrendamiento por seis meses para habitar la casa en el municipio de Colón, donde fue ubicado por la Marina Armada, cuyos elementos dieron muerte al capo la tarde-noche del lunes pasado. Vecinos de la calle Prolongación Puebla señalaron que Kike Plancarte llegó al vecindario a habitar la modesta vivienda hace casi un mes, sin embargo, el alcalde Alejandro Arteaga dijo en declaraciones a la agencia Quadratín Querétaro que el líder templario tenía de ocho a 10 días residiendo en la localidad. Arteaga Cabrera precisó que Plancarte firmó el contrato bajo el falso nombre de Enrique Suárez Solís, y que en el predio que rentó el narcotraficante tenía algunos animales, mismos que quedaron bajo el resguardo del gobierno municipal después del operativo. A raíz de la localización de Kike Plancarte en el municipio queretano, autoridades estatales y municipales se apresuraron a descartar que algún otro líder del narcotráfico se encuentre viviendo u operando en esta entidad. El gobernador José Calzada declaró ayer que la entidad “no ha sido ni será refugio de delincuentes”, al anunciar el reforzamiento de operativos en la región limítrofe con Michoacán. Mientras, el alcalde de Colón dio a conocer que pedirá el apoyo del Ejército para resguardar el municipio y que se revisará que quienes lleguen a asentarse en la localidad sean “gente de bien”. Medios locales exhibieron hoy fotografías del saqueo perpetrado en la casa que habitó Plancarte, misma que no cuenta con sellos de seguridad ni vigilancia de alguna de las corporaciones que participaron en el operativo que culminó en la persecución y muerte del capo, según confirmó el gobierno federal. De la vivienda ya “desaparecieron” pantallas de televisión, ropa y otros artículos, entre ellos un sombrero que se presume perteneció al narcotraficante michoacano.  

Comentarios