Apoya PRD propuesta de Cuarón para debatir reforma energética

martes, 6 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La bancada del PRD en el Senado se sumó a la propuesta del cineasta Alfonso Cuarón para realizar tres debates públicos, en televisión abierta, con cobertura amplia y participación de expertos, con el fin discutir las iniciativas de leyes secundarias de la reforma energética, al tiempo que consideró que las propuestas del Ejecutivo federal debilitan y no fortalecen a Pemex ni a la CFE. “Nosotros estamos sumándonos a esta onceava pregunta: ¿Por qué no debatir?”, afirmó el senador Zoé Robledo, quien recordó que durante la aprobación de la reforma constitucional “no hubo debate”. “El cálculo político del PRI y de sus aliados del PAN y del Partido Verde fue simplemente ganar la votación rehuyendo al debate, sin explicar a los ciudadanos cuáles eran sus argumentos, sus métodos, sus cálculos y procesos que implican la reforma energética”, abundó Robledo. El coordinador de la bancada, Miguel Barbosa, afirmó que promoverán que Cuarón sea invitado al Senado de la República, al igual que otros personajes que han pedido debates y consultas, como Andrés Manuel López Obrador, excandidato presidencial del PRD. Por su parte, el senador Rabindranath Salazar informó que las iniciativas enviadas por el Ejecutivo federal confirman “el debilitamiento de Pemex y de la Comisión Federal de Electricidad”. El legislador argumentó que el PRD plantea que ambas deben permanecer como propiedad del Estado “con verdadera autonomía, para asegurar su permanencia, crecimiento, eficiencia y desarrollo en beneficio de los mexicanos”. Sobre la reducción de las tarifas eléctricas, prometidas en la campaña de promoción de la reforma, Salazar argumentó que se está condicionando a la explotación del gas shale, con la técnica denominada fracking, con un alto riesgo de daño ambiental. En rueda de prensa conjunta, Dolores Padierna, vicecoordinadora de la bancada, señaló que son cuatro los mecanismos “para despojar a Pemex de sus actuales yacimientos”: La llamada Ronda Cero; la migración de asignaciones hacia los contratos, porque “Pemex va a privatizar lo que la Secretaría de Energía no puede privatizar”; la “coexistencia en las profundidades” entre Petróleos Mexicanos y empresas trasnacionales, y el requisito de que la paraestatal demuestre que es competitiva con un cobro de derechos muy alto.