Denuncian fabricación de culpables en caso de empresario belga ejecutado

lunes, 28 de julio de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- David Urquizo Molina, comandante de la Policía Ministerial en el estado, acusó al procurador general de Justicia, Iñaki Blanco Cabrera, de fabricar culpables para cerrar el caso del empresario belga Jan KM Sarens, ejecutado en febrero de 2013 en el puerto de Acapulco. De acuerdo con el comandante, Blanco Cabrera le ordenó presentar a “cualquier delincuente del orden común” como el homicida de Jan KM Sarens, porque la embajada de Bélgica “está presionando” al gobierno de México para que esclarezca el crimen. Por ese motivo, apuntó, las autoridades de la entidad quieren resolver ya el caso “sin llegar al fondo del asunto”. Además, reveló que un testigo del homicidio fue ejecutado cuando salía de la agencia del Ministerio Público en el fraccionamiento Costa Azul, donde acudió a narrar cómo sucedieron los hechos. Según David Urquizo Molina, él se rehusó a fabricar un culpable o “chivo expiatorio” del caso, como presuntamente se lo exigió el procurador Blanco Cabrera. El desacato a esa orden, dijo, desencadenó una persecución en su contra, que se agudizó cuando detuvo al excomandante de la Policía Ministerial, Julio César Guzmán Camacho, quien actualmente se encuentra preso, acusado de encabezar la célula criminal Los Rojos, que a principios de año atentó contra el empresario Pioquinto Damian Huato. Precisó que el director de Averiguaciones Previas de la PGJE, Rubén Casanova Medellín, integró un expediente en su contra por el delito de robo de auto en agravio de la agente del Ministerio Público del fuero común, Magdalena Guzmán Camacho, hermana del exjefe policiaco que se encuentra preso por delincuencia organizada e intento de homicidio doloso. En un comunicado difundido ayer, la PGJE informó que un juez de primera instancia en materia penal con sede en Acapulco dictó auto de formal prisión en contra de Urquizo Molina, acusado del delito de robo de vehículo. No obstante, el comandante dijo que por falta de elementos para procesarlo, un juez federal revocó la medida, y se asumió como agente en activo al argumentar que hasta ahora no ha sido destituido conforme a la ley. El jefe policiaco denunció públicamente al procurador Iñaki Blanco de pretender procesarlo porque desacató la orden de fabricar un culpable en el caso del empresario belga ejecutado el año pasado, y anunció que la próxima semana acudirá a la embajada de Bélgica en México para denunciar las causas por las cuales no ha sido esclarecida la ejecución del empresario originario de ese país. En una nota publicada este lunes, el periódico El Sur destaca que Urquizo Molina es uno de los siete funcionarios de la PGJE que fueron cesados por el caso Ayotzinapa, donde dos estudiantes fueron asesinados a tiros durante un desalojo realizado por policías estatales y federales en diciembre de 2011. El mismo diario informó que el exdirector de Averiguaciones Previas, Marciano Peñaloza, responsabilizó al jefe policiaco del atentado en su contra a principios de marzo de 2012, y que atribuyó a las investigaciones que realizaba por el caso Ayotzinapa. El 23 de febrero de 2013, Apro dio a conocer que un hombre de origen belga que se desplazaba en un auto Mercedes Benz modelo Coupé, con placas del Distrito Federal, fue ejecutado en el estacionamiento de un centro comercial ubicado en la Zona Diamante del puerto de Acapulco. La víctima, quien presentó un impacto de bala calibre .45 en el pecho, fue identificada como Jan KM Sarens, de 59 años. El hombre vivía y trabajaba en la Ciudad de México y tenía la calidad migratoria de residente temporal. También era propietario de una suite en el condominio Cronos de la exclusiva zona Pichilingue Diamante, según datos de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE), que integró la averiguación previa TAB/CAZ/03/120/2013 por el delito de homicidio. Jan KM era director de la compañía de origen belga Sarens Group división Latinoamérica, que de acuerdo con su portal en Internet es un corporativo fundado por su familia desde los años treinta y enfocado en el ramo de la venta y renta de maquinaria pesada para la construcción. Actualmente Sarens Group tiene presencia en 51 países, y la división Latinoamérica, que dirigía el empresario extranjero, abarca cinco países: México, Venezuela, Ecuador, Colombia y Brasil.

Comentarios