Párroco de Chiapas: agentes embozados del INM impiden a migrantes subir a tren

miércoles, 30 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El párroco de Huixtla, Chiapas, Herman Vázquez Medina, censuró “la política migratoria represiva” del gobierno de Enrique Peña Nieto, luego de que agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) realizaron un operativo para impedir que un grupo de indocumentados subieran al tren de carga en Huixtla, Chiapas. De acuerdo con el cura, “personas vestidas de civil, armadas y con el rostro cubierto” se encontraban muy cerca del nuevo reclusorio federal, a unos 300 metros de las vías del tren, tratando de localizar a los migrantes. Vázquez Medina dijo que los centroamericanos que estaban albergados en la parroquia y salieron para tomar el tren que pasa por Huixtla, en la costa de Chiapas, le contaron que había varios vehículos del INM, de civiles armados y del Grupo Beta de Protección a Migrantes esperando a los indocumentados que pretendían subir en el ferrocarril. Según el relato de los migrantes, los agentes del INM detuvieron a una pareja de centroamericanos con un menor de edad que pretendían subir al tren que ayer salió alrededor de las 13 horas de Huixtla, municipio ubicado a poco más de 50 kilómetros de la frontera con Guatemala. “Lo más lamentable es que los integrantes del Grupo Beta, los agentes del INM y los civiles armados estaban tapados de la cara como si fueran delincuentes”, aseveró Vázquez Medina, fundador del albergue Casa del Migrante Hogar de la Misericordia, con sede en la ciudad de Arriaga, situada en la zona istmo-costa de Chiapas. “Según lo que me dijeron los centroamericanos, eran unos 10 o 12 hombres vestidos de civil y unos 15 del INM, además de otros del Grupo Beta. Cuando yo regresaba de una comunidad a las 15 horas, me encontré a miembros del Grupo Beta en el sitio donde fueron vistos por los migrantes, y cuando les pregunté si estaban haciendo operativo, me contestaron que sólo estaban viendo pasar el tren desde aquí”, precisó en entrevista. El religioso expresó su preocupación por que “todo indica que están empezando las acciones para impedir que los migrantes suban en el tren, como parte de la nueva política migratoria represiva del gobierno mexicano”. Ante ello, demandó a las autoridades federales “que no se vuelva a este tipo de operativos salvajes que ya se realizaron entre 2001 y 2008 en Arriaga, durante los cuales se golpeaba a los indocumentados. No, no se puede volver a un trato cruel al migrante”, acotó. Por separado, el director del albergue Casa del Migrante Hogar de la Misericordia, Carlos Bartolo Solís, informó que en Arriaga, donde se concentra el mayor número de centroamericanos para tomar el ferrocarril, la situación “está normal. Anoche partió el tren como de costumbre, con unos 300 indocumentados a bordo”, aseguró.

Comentarios