Gobierno de Peña intenta paliar viacrucis de migrantes con nueva estrategia

lunes, 7 de julio de 2014
CATAZAJÁ, Chis. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto presentó aquí el Programa Frontera Sur, cuyo objetivo es proteger los derechos humanos de los migrantes que transitan por México, e instruyó a los miembros de su gabinete a reforzar las medidas de seguridad y control en la región. Acompañado del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina; el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; los cuatro gobernadores del sureste de México, Manuel Velasco Coello, de Chiapas; Arturo Núñez, de Tabasco; Fernando Ortega, de Campeche, y Roberto Borge, de Quintana Roo, el Ejecutivo puso en marcha el programa y entregó tarjetas de trabajadores fronterizos y visitantes regionales a una docena de migrantes de Guatemala. Con la entrega de estas tarjetas, dijo, los guatemaltecos de los 22 departamentos (estados) podrán transitar libremente a lo largo y ancho de los 81 municipios fronterizos mexicanos, en los mil 149 kilómetros de la franja fronteriza del sur del país. Peña Nieto pugnó por una frontera sur más segura y ordenada, y una buena relación con los países de Centroamérica que contribuya al desarrollo de la región mesoamericana y procure una sana convivencia. Expuso que cuando los migrantes entran de manera irregular al país corren muchos riesgos, y si estas circunstancias vulneran a los adultos, dijo, es mayor el riesgo cuando se trata de niños y adolescentes. El Ejecutivo ordenó el reforzamiento de medidas de seguridad en los cruces internacionales para proteger y salvaguardar los derechos humanos de los migrantes, para lo cual –apuntó– fue necesario disponer de cinco ejes en la nueva política migratoria del sur. Un primer eje, precisó, es el “paso formal y ordenado”, ya que en la frontera sur existen 10 cruces fronterizos formales y un sinnúmero de no formales, por lo que es urgente ordenar ese tránsito y dar facilidades para tener al menos la mínima información de quienes cruzan ambos países. Es menester facilitar la obtención de la tarjeta de visitante y colocar un mayor número de módulos, dado que eso dará certidumbre y fortalecerá el intercambio de información, agregó. Y subrayó que tanto el Instituto Nacional de Migración (INM) como las distintas corporaciones policiacas deberán velar por el respeto de los derechos humanos de todos los portadores de esas tarjetas. El segundo eje tiene que ver con el “ordenamiento fronterizo y una mayor seguridad”. En este punto se mejorará la infraestructura para transformar los puntos aduanales en los 12 cruces fronterizos formales y convertirlos en centros de atención integral. Uno de ellos ya opera en el municipio de Villacomaltitlán, y la construcción de uno más en esta localidad está por concluir. Además de esos dos centros, dijo, se construirán tres más, y en cada uno de ellos habrá presencia de todas las dependencias federales, como el Instituto Nacional de Migración (INM), Ejército, Secretaría de Marina, Policía Federal, Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), DIF, Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Servicio de Administración Tributaria (SAT), entre otras. Peña Nieto aseguró que en coordinación con el gobierno de Guatemala se reforzará la inteligencia para desarticular las bandas dedicadas al tráfico de personas y se instrumentará una plataforma tecnológica para compartir en tiempo real información biométrica de visitantes. El tercer eje se refiere a la “protección y acción social”. En este sentido, apuntó, se dispondrá de centros de atención a la salud y se apoyarán las acciones de los albergues, en conjunto con organizaciones civiles. También se crearán espacios adecuados para menores no acompañados, a fin de apoyarlos y proveerlos de todo lo necesario. Como cuarto eje destacó la “corresponsabilidad internacional”, es decir, dar seguimiento a los compromisos adquiridos en Managua, Nicaragua. En ese tenor, México asegurará la puesta en marcha de un mecanismo de atención de niñas, niños y adolescentes no acompañados, y colaborará con los distintos países en el resguardo, repatriación y disminución de acciones que alientan la migración, además de que se buscará el desarrollo en la zona fronteriza. Como quinto y último eje mencionó la “coordinación interinstitucional”. Para ello, dijo, firmó ya el decreto por el que se crea la nueva oficina a cargo de un comisionado, es decir, la “Coordinación de atención integral a la migración en la frontera sur”, para dar atención, ayuda humanitaria y garantizar el respeto a los derechos humanos. El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, celebró el arranque del Programa Frontera Sur para dar protección a aproximadamente un millón y medio de migrantes que cada año cruzan la frontera y que ante la vulnerabilidad, apuntó, son víctimas del crimen organizado y la trata de personas, el segundo mayor delito más lucrativo del mundo. Por su parte, el mandatario guatemalteco, Otto Pérez Molina, destacó la labor de su homólogo mexicano al subrayar que en lugar de poner muros, obstáculos y dificultades, el presidente Enrique Peña Nieto tiene “una visión de unión”. Las acciones que emprenderá el gobierno de México, dijo, representan una visión diferente a como se han tratado las fronteras, a como se ha tratado a los pueblos vecinos, “y yo creo que esto va mucho más allá porque se convierte en un ejemplo de cómo se puede mejorar el trato a los migrantes, las relaciones entre dos pueblos que tradicionalmente han sido pueblos hermanos”. A su vez, el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, explicó que en los mil 149 kilómetros de frontera con Centroamérica, tan sólo en 2013 se internaron alrededor de 250 mil personas por cruces informales que pusieron en riesgo su integridad. De ellas, precisó, 41% provenían de Guatemala, 32% de Honduras y 19% de El Salvador. Señaló que en Chiapas, la puerta más grande que tiene México hacia Centroamérica, se ha fortalecido la política de protección al migrante, con una red de 19 albergues, a los que se sumaron cuatro especializados para mujeres, niñas, niños y adolescentes acompañados y no acompañados. Y es que cuando los migrantes ingresan a nuestro país de manera irregular, apuntó, corren riesgos adicionales que ponen en peligro su libertad, su integridad física e incluso su propia vida. Si estas circunstancias vulneran a los adultos, es más grave cuando se trata de niños y adolescentes que viajan solos, dijo. Antes de concluir el acto, Enrique Peña Nieto y Manuel Velasco manifestaron sus condolencias y solidaridad a quienes perdieron a sus seres queridos por los sismos registrados esta mañana, cuyo epicentro se registró en la zona del Soconusco.  

Comentarios