Exigen a Pemex hacer pública la ruta crítica para enfrentar a la competencia

martes, 12 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- El Poder del Consumidor (EPC) exigió a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Reguladora de Energía hacer pública la “ruta crítica” para la reconfiguración de las refinerías del país que, con las reformas aprobadas en materia energética y la entrada de la competencia privada, podrían provocar que la paraestatal se vea rebasada ante la demanda de combustibles de contenido ultra bajo azufre (UBA). De acuerdo con la organización civil, Pemex ha incumplido respecto a la producción y distribución de diésel UBA en el país violando por más de cinco años la normatividad, lo que pone en riesgo que la producción de este combustible, fundamental para el transporte, sea el primero que en los hechos sea producido y controlado por las grandes empresas petroleras trasnacionales. La producción de diésel nacional representa alrededor del 26% del mercado total de petrolíferos. En un comunicado, EPC argumenta que debido a los cambios a la Constitución y a las leyes secundarias recientemente aprobadas en materia energética, Pemex se encuentra en una posición “extremadamente vulnerable” ante los próximos agentes que competirán por satisfacer la creciente sed de combustibles fósiles del mercado mexicano. En 2016, advierte, la iniciativa privada ya podrá distribuir combustibles en todo el territorio nacional y al año siguiente el sector privado podrá importar combustibles para vender en México. Actualmente, Pemex cubre alrededor del 51% de la demanda de gasolinas y 71% de la de diésel. La demanda de este último creció un 50% entre 2002 y 2012 gracias al sector autotransporte. Sin embargo, afirma EPC la calidad del diésel que se distribuye en México está lejos de cumplir los estándares internacionales para mitigar las emisiones de partículas, es excesivamente contaminante e impide que se incorporen nuevas tecnologías a los vehículos pesados que requieren un diésel de ultra bajo azufre. En 2009 la paraestatal entró en incumplimiento de la NOM-086-SEMARNAT-SENER-SCFI-2005, al no poder distribuir diésel UBA, que contiene 15 partes por millón (ppm) de contenido de azufre. Actualmente el que se consume en México contiene 500 ppm de azufre, a excepción de la frontera norte del país y de los sistemas de transporte de tipo Metrobús en el DF, Guadalajara y Monterrey. Es el combustible que más contamina porque al ser quemado, el 75% de las emisiones está compuesto por el denominado “black carbon”, cuyos efectos son altamente nocivos para la salud del ser humano y para el cambio climático. Por ello, el organismo civil que defiende los derechos del consumidor, demandó a Pemex que se haga pública la ruta crítica para la reconfiguración de las refinerías del país, para que estas puedan expandir su capacidad de refinación de gasolinas y diésel (ambos combustibles en su modalidad UBA) para mitigar los efectos a la salud y al cambio climático y estén en las mejores condiciones para la entrada de la competencia privada. Cuando Pemex cumpla con la NOM-086, afirma EPC, la industria automotriz ya no tendrá impedimento para implementar los avances tecnológicos que reducen las emisiones de partículas y de otros contaminantes en más de un 90%, como lo exigen los estándares “Euro VI” de Europa y “EPA 2010” en Estados Unidos. “Una vez que haya distribución de diésel UBA en todo el país, y como se espera, las normativas de salud y ambientales sean más estrictas, y las armadoras procedan a equipar a los vehículos destinados al mercado interno con la mejor tecnología, (que dicho sea de paso lo están haciendo para más del 80% de los vehículos ensamblados en México, autos fabricados para la exportación), las nuevas tecnologías no admitirán el uso de diésel a 500 ppm de azufre”, confía el organismo civil. Y advierte que de no contar con este compromiso por parte de Pemex es probable que por las futuras condiciones el sector energético, la paraestatal deje en manos del sector privado el mercado del diésel en México. “Un mercado que el año pasado vendió 211 mil 471.4 millones de pesos. Es decir que se estaría entregando alrededor del 26% del mercado total de petrolíferos (gas natural, gasolinas, turbosina, diésel, combustóleo, y asfaltos entre otros) al sector privado”, sostiene. Según EPC se espera un crecimiento en el mercado del diésel del orden de 58% en los próximos 13 años. Por ello demandó también a Pemex y la Comisión Reguladora de Energía presentar un calendario para la producción, introducción y distribución de diésel UBA en territorio nacional estableciendo el compromiso de las armadoras mexicanas de introducir vehículos con la tecnología más avanzada disponible y menos contaminante en el mercado nacional y no reservar dicha tecnología sólo para la exportación.

Comentarios