Quiere Miguel Barbosa presidir la Mesa Directiva del Senado

miércoles, 20 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El senador Miguel Barbosa aseguró que la posibilidad de que su partido, el PRD, encabece la Mesa Directiva “depende del cumplimiento de un acuerdo parlamentario y el cumplimiento de la palabra empeñada”. El legislador, quien la víspera se deslindó de la corriente interna Nueva Izquierda (NI) por discrepancias con Jesús Zambrano, presidente nacional perredista, en torno a la interlocución con el gobierno de Enrique Peña Nieto, no se descartó como aspirante a ese cargo. “Nadie me ha descartado, la posibilidad de que el PRD encabece tiene que ver con el cumplimiento de un acuerdo parlamentario, y en el parlamento el día a día se construye con el cumplimiento de acuerdos y el cumplimiento de la palabra empeñada. Así que más allá de que alguien diga que puede ser él mismo u otra persona, cosa que yo respeto, yo seré muy cuidadoso, creo que en estos días tendrá que darse ya una definición al respecto”, anticipó. Sin embargo, Barbosa no quiso opinar sobre la posibilidad de que PRI y PAN rechacen su eventual designación al frente de la Mesa Directiva. “Vamos a ver, vamos a ver. Yo nada más digo que voy a actuar con absoluta dignidad, con absoluta dignidad. Yo espero el respeto de los acuerdos y de la palabra empeñada”, acotó. Por su lado, el senador Alejandro Encinas, del PRD, manifestó su respaldo para que Barbosa Huerta presida la Mesa Directiva del Senado de la República. Encinas recordó que al inicio de la LXII Legislatura del Senado, los coordinadores de las tres principales fuerzas políticas representadas en la Cámara alta, PRI, PAN y PRD, establecieron un acuerdo para que la presidencia de la Mesa Directiva se rotara anualmente entre cada uno de estos grupos parlamentarios. “La construcción de acuerdos y la certeza en su cumplimiento no sólo dan gobernabilidad al Senado, sino que construyen relaciones de confianza y respeto mutuo en el desempeño del trabajo legislativo, en donde siempre debe prevalecer el reconocimiento a la pluralidad política y en honrar la palabra empeñada”, comentó Encinas. “Por tal motivo y con base en ese acuerdo, la presidencia de la Mesa Directiva del Senado la debe asumir el legislador Miguel Barbosa”, indicó. En otro asunto, Barbosa Huerta ironizó sobre la entrevista que periodistas hicieron a Peña Nieto para que opinara sobre las 11 reformas aprobadas en el Congreso de la Unión, principalmente la energética. “Muy buena, diálogos a fondo, ¿no?, organizada por el Fondo de Cultura Económica. Vi que hubo preguntas interesantes, hubo preguntas fáciles de responder, otras interesantes, creo que es ilustrativo. El periodismo se ejerce de manera muy libre, muy intensa. ¡Qué bueno que así sea! “Algún día inauguraremos las entrevistas a larga distancia, yo te pregunto señor presidente o presidenta y tú me contestas desde donde estés. No es necesario ejercer esa formalidad de los diálogos cerrados, sino abiertos. Pero me gustó lo de anoche”, indicó. Por su parte, el senador perredista Benjamín Robles Montoya pidió al pleno modificar la estructura de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) para otorgarle autonomía y terminar con el control que ejerce el Ejecutivo, ya que en la actualidad ese ingreso es insuficiente para solventar el costo de los productos básicos de primera necesidad, “colocando en una situación de indefensión económica y lacerante carestía a una gran población mexicana”. También destacó que, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los mexicanos perciben el segundo salario mínimo más bajo de América Latina, sólo por encima de Uruguay, y que naciones como Paraguay, Argentina y Costa Rica tienen salarios mínimos que superan en dos y hasta tres veces el de nuestro país. “La situación es gravísima si consideramos que entre 1995 y 2010 el índice del salario mínimo en el país cayó alrededor de 30% y, aún así, frente a la diferencia con la mayoría de los países en América Latina, el Estado mexicano no ha podido reestablecer cuantitativamente el nivel en que debería de fijarse el salario mínimo para poder garantizar el ascenso de la clase trabajadora a los satisfactores de la canasta básica”, destacó.

Comentarios