Organizaciones campesinas alistan juicios de amparo contra reforma energética

martes, 5 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Organizaciones campesinas afines al PRD anunciaron hoy que una vez que el presidente Enrique Peña Nieto promulgue las leyes secundarias de la reforma energética procederán a interponer juicios de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) porque, a su juicio, violentan el derecho a la propiedad y los derechos humanos de campesinos e indígenas. En conferencia de prensa, José Narro Céspedes, dirigente de la Unidad Democrática Nacional (Udena) y Héctor Yescas, de la Coordinadora Plan de Ayala, (Dena) exhortaron a Peña Nieto a desistir de la publicación de la ley y que ésta se revise a la luz de una consulta popular. “Le planteamos al Presidente que no firme el documento porque se consumaría el delito de traición a la Patria al entregar bienes y recursos naturales del patrimonio nacional a extranjeros”, dijeron. Narro Céspedes dijo que si a pesar del llamado el presidente firma, dispondrán de 30 días para presentar juicios de amparo y de inconstitucionalidad porque esta ley está violando un principio fundamental de la sociedad mexicana, que es el derecho de propiedad. “Con las reformas que se están haciendo prácticamente todas las propiedades a nivel nacional y privadas, ejidales o comunales quedan sujetas a la expropiación”, subrayó. Narro dijo que por lo pronto ya iniciaron la formación de Comités de Defensa de la Tierra en los 33 mil ejidos y comunidades que existen en el país para impedir la ocupación temporal de estos predios. En su opinión, la ausencia de crecimiento económico y las elevadas importaciones de alimentos que anualmente realiza México, la reforma energética -que da prioridad a la explotación de hidrocarburos sobre la alimentaria-, dejará al país a merced de la especulación del mercado alimentario internacional. Como ejemplo, indicó que en Tamaulipas, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas, destacadas por su alta producción de alimentos, también cuentan con grandes yacimientos de gas y su explotación que obligará a los agricultores a dejar de producir maíz y frijol, entre otros cultivos. “En los últimos 30 años los gobiernos han impulsado reformas que sólo han generado bajo crecimiento de la economía, aumento en el desempleo y erosión del poder de compra de los salarios, por lo que, ahora, con la reforma energética, no solo se continuará por ese camino, sino que también las 4.5 millones de unidades de producción agrícola se verán afectadas y con ello la producción de alimentos”, afirmó. Pablo Arreola Ortega, de la Udena, hizo un llamado al pueblo, principalmente ejidatarios e indígenas, a alzar la voz y expresar su rechazo en las urnas al PRI, PAN, PVEM y Panal. “En el próximo proceso electoral, la ciudadanía debe cambiar el rumbo político en el país y cerrarle la puerta a las políticas neoliberales que impulsa el priismo y el panismo”.

Comentarios