Me faltó trabajo en el norte del país y con intelectuales: Zambrano

viernes, 12 de septiembre de 2014
MONTERREY, NL, (apro).- El líder nacional perredista, Jesús Zambrano, admitió hoy aquí que en su paso por la dirigencia del partido faltó reforzar el trabajo político en el norte del país, una región en la que el PRD reporta su mayor debilidad. De visita en esta ciudad, Zambrano dijo que careció de tiempo para preparar a los relevos en la dirigencia partidista y que también fracasó en su relación con los intelectuales del país. “Entre otras cosas, faltó haber tenido la oportunidad de dedicarle más tiempo al fortalecimiento del PRD en el norte del país, en toda la franja fronteriza. Se requiere poner más atención a la capacitación y formación de los nuevos cuadros, que serán el relevo de quienes actualmente estamos en la dirección”. Además, el también dirigente de Nueva Izquierda (NI) reconoció que “faltó una mayor relación con los sectores que están más allá del PRD, con la intelectualidad y el mundo del arte y la cultura. Estas son cosas que quedaron pendientes, aspectos fundamentales y que, estoy seguro, los retomará quien me releve en la presidencia nacional del partido”. Al finalizar su participación en el foro “Empoderamiento de las mujeres”, efectuado esta mañana, el sonorense rechazó que haya sido “tibia” su gestión, que inició en 2011 y que terminará en octubre próximo. “No es que hayamos dejado de ser críticos. Si no, no estaríamos impulsando la consulta popular (sobre la reforma energética), no hubiéramos dicho que el Pacto por México dejó de funcionar. Somos especialmente críticos ante una política económica que no está funcionando, una política de empleos, salarial y de abandono del campo, con problemas de inseguridad que persisten, no lo hemos dejado de señalar”, justificó. Zambrano Grijalva consideró necesaria la eliminación de las tribus en el partido, como sugirió el dirigente moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas. “Estoy convencido de que las tribus, como grupos de interés, ya agotaron su esquema de desarrollo y debemos ser un partido que se abra más a la sociedad, sin perder la pluralidad y diversidad internas. Debemos ser respetuosos y tolerantes con la diversidad, pero primero poner los intereses del partido a las corrientes o grupos internos”, acotó. Además, recordó que en partidos grandes, como el PRD, que tiene unos 4.5 millones de afiliados, hay grupos políticos que avanzan, con sus necesarios liderazgos, aunque es indispensable que, por encima de ellos, haya un fortalecimiento de las estructuras internas. De Carlos Navarrete, a quien se considera el virtual nuevo dirigente perredista y cercano al grupo de Los Chuchos, Zambrano aseguró que impondrá su propio sello como líder, al igual que él lo hizo durante estos tres años de gestión partidista.

Comentarios