Aprehenden a "El Cepillo", involucrado en desaparición de normalistas

viernes, 16 de enero de 2015
MEXICO, DF, (apro).- Felipe Rodríguez Salgado, El Terco y/o El Cepillo, presunto sicario del grupo delictivo Guerreros Unidos, fue detenido hoy por elementos del Ejército Mexicano y de la Policía Federal (PF) en el municipio de Jiutepec, Morelos. Según el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, El Terco fue quien dio la orden de pulverizar los huesos calcinados de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, para ser depositados en bolsas de basura negras, cuyo contenido fue arrojado al río. También se le señala como la persona que dio la orden de quemar la ropa que los ejecutores de los normalistas traían puesta, “para que no quedara rastro de nada”. En un escueto comunicado emitido este viernes 16, la PGR destacó que Rodríguez Salgado –presunto “autor material” del homicidio de los estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa-- se encuentra declarando en las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO). Según sus declaraciones, el contenido de las bolsas fue vaciado en el río San Juan, salvo dos que uno de los declarantes dijo haber arrojado completas al cuerpo de agua. Las autoridades también identifican a El Cepillo como operador de Gildardo López Astudillo, El Gil, quien es un presunto lugarteniente del máximo líder de la organización criminal Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias Salgado, este último preso desde septiembre pasado. Según la PGR, El Gil fue quien coordinó la desaparición de los 43 jóvenes normalistas tras contar con la aprobación de Sidronio Casarrubias. Rodríguez Salgado fue detenido la madrugada de este viernes en el municipio morelense de Jiutepec. Luego de ello fue puesto a disposición de la PGR para que rinda su declaración sobre el caso de los normalistas. En rueda de prensa del 7 de noviembre de 2014, Murillo Karam señaló que se había logrado la ubicación y detención de Patricio Reyes Landa, El Pato, y de Jonathan Osorio Gómez, El Jona, quienes fueron capturados en el poblado de Apetlaca, municipio guerrerense de Cuetzala del Progreso. Estas dos aprehensiones derivaron en la localización y detención en Cocula, Guerrero, de un tercer implicado, Agustín García Reyes, El Chereje. De acuerdo con Murillo Karam, los tres capturados son miembros de Guerreros Unidos y, al rendir su declaración, confesaron haber recibido y ejecutado al grupo de personas que les entregaron los policías municipales de Iguala y Cocula. “Los detenidos declaran que cuando bajan al lugar donde se habían arrojado y quemado los cuerpos, recibieron la orden de un hombre, a quien apodan El Terco, de fracturar los restos de los huesos calcinados para ser depositados en bolsas de basura negras. “Según sus declaraciones, estas bolsas fueron vaciadas en el río San Juan, salvo dos que uno de los declarantes dice haber arrojado completas”, señaló el procurador. Días después, Murillo Karam se refirió a una persona que sólo identificó como El Cepillo: “Al acudir al basurero de Cocula, al principio me confundí, porque vi algunas ropas, pedí que lo revisaran todo, pero luego ya me enteré que habían quemado todo. “Dice uno de ellos --de los detenidos-- que el líder, un tipo que le dicen El Cepillo —que todavía no está detenido— los obligó a quemar la ropa que ellos traían puesta, para que no quedara huella de nada”.

Comentarios