Narco contrata a jóvenes como 'halcones” en Puebla, alerta cura

miércoles, 25 de noviembre de 2015
PUEBLA, Pue. (apro).- En su paso por México los migrantes centroamericanos son obligados por los cárteles a trabajar para ellos en el transporte de drogas, trata de personas, robo de autopartes y hasta en tráfico de órganos, denunció el sacerdote Gustavo Rodríguez. El director del albergue de migrantes “La Asunción” dijo además que muchos jóvenes habitantes de localidades rurales de Puebla que antes migraban para buscar trabajo en Estados Unidos ahora se quedan en sus comunidades pero la razón es que son contratados por grupos del crimen organizado como “halcones”, cuidadores o proveedores de casas de seguridad. Al participar en un foro ciudadano en el que se hizo un análisis de los cinco años de gobierno de Rafael Moreno Valle el sacerdote dejó en claro que la presencia y operación del crimen organizado en esta entidad es “innegable”. De hecho consideró que el reciente crimen del párroco de Cuyoaco, Erasto Pliego, que fue torturado y calcinado, tiene todo el estilo de haber sido perpetrado por el narcotráfico. “Hasta que no tengamos los datos concretos, (pero) los párrocos que han sido desaparecidos o descuartizados pues es el estilo del narco”, comentó. Además afirmó que no es la primera vez que en esas zonas de Puebla se dan este tipo de crímenes que se relacionan con la operación de grupos delictivos. El sacerdote dijo que en la zona de Cuyoaco aterrizan avionetas que trafican con “fayuca” o droga y que las personas que critican o exigen algo a las autoridades se enfrentan a represalias. “Son territorios narcos”, subrayó. El paso de migrantes por Puebla, dijo, ahora se contamina con la operación de grupos delictivos que están presentes en todos los municipios, incluida la capital del estado. Lo más alarmante, destacó, es que los grupos delictivos han puesto como cuota a los coyotes que les entreguen al menos a una de las personas que trasladan a los Estados Unidos para sacarles los órganos. “Las experiencias que nos cuentan es que van los primos, van en grupito y que de pronto alguno de ellos desaparece en el desierto. Olvídense no lo van a encontrar y si encuentran su cadáver es sin órganos. “Es la cuota que les piden a los coyotes para pasar libremente, tienen que entregar un cuerpo o un ser humano para quitarle los órganos, eso es lo que nos han platicado los que ya están de retorno” ”, relató el cura. También denunció que los Zetas son usados en Puebla para amedrentar a los grupos que trabajan en defensa de la tierra contra las mineras, hidroeléctricas u otros megaproyectos que se pretenden llevar a cabo en distintas regiones. “Nos preocupa la gente que ha sido formada en las parroquias que ahora están en la lucha por la defensa de la tierra contra las mineras, contra las hidroeléctricas, que no va a ser la policía estatal (la que los frene), sino que los ejecutores son los de Antorcha Campesina o el crimen organizado, en concreto los Zetas”, alertó Rodríguez. Otro fenómeno reciente, mencionó el sacerdote, es que muchos habitantes de Honduras, El Salvador y Guatemala que antes estaban de paso por México ahora se quedan en el país en lugar de seguir su paso a Estados Unidos. “Hay salvadoreños, hondureños y guatemaltecos en distintos estados. Se están quedando. Ya no son transmigrantes, son inmigrantes. Ya no quieren llegar a Estados Unidos, se están esparciendo por Puebla, Morelos, Veracruz, Tabasco, Chiapas y Oaxaca”, dijo. Algunos, detalló, son obligados a trabajar para el crimen organizado, pero igual se concentran en las zonas de Puebla, Guerrero y Oaxaca, donde están abriendo mineras y grandes empresas que quieren esa mano de obra barata centroamericana. “A ellos les van a pagar menos, esa es la visión que tenemos y nos preocupa”, apuntó Rodríguez. Agregó que todo este entorno dificulta aún más la labor de los grupos que trabajan en favor de los grupos de migrantes y hace más peligrosa la labor de los defensores de derechos humanos.

Comentarios