En Guanajuato, siete muertes violentas

domingo, 1 de febrero de 2015
GUANAJUATO, Gto. (proceso.com.mx).- Una agente de la Policía Municipal de Celaya y un exintegrante de la misma corporación fueron dos de las siete asesinatos registrados ayer sábado en el estado. Otra mujer fue estrangulada en Apaseo el Grande. En León fueron hallados dos cuerpos, uno de ellos completamente calcinado y el otro en el interior de un tambo en instalaciones de Cementos Mexicanos, ejecutado a balazos. En Irapuato, dos presuntos ladrones de combustible fueron también asesinados en la comunidad de Malvas por un grupo armado que los persiguió y los acribilló. De acuerdo con el portal celayense Informativo Ágora, la noche del sábado agente de la Policía Municipal Delia Anayantzin Marín se encontraba en su domicilio en la calle Argentina de la colonia Latinoamericana, acompañada del expolicía Alejandro Cano Guzmán. Alrededor de las nueve de la noche, un automóvil Volkswagen negro fue estacionado afuera de la casa, y de él descendieron dos hombres, quienes tocaron la puerta y cuando ésta fue abierta, los sujetos hicieron varios disparos, matando a la agente y a su compañero, que quedaron tirados en la entrada. En Apaseo el Grande, una mujer fue encontrada con huellas de estrangulamiento a un costado de la carretera Panamericana, entre Celaya y Apaseo. La dirección de Seguridad Pública de Apaseo el Grande recibió una llamada notificando del hallazgo del cuerpo femenino en el acotamiento de la carretera, a la altura del kilómetro 41, en la comunidad La Labor. El cuerpo estaba descubierto del pecho y tenía un cinco negro en el cuello. Hasta este domingo no se conocía la identidad de la víctima. Mientras que en León, un hombre que caminaba cerca de unos sembradíos en el Ejido de Pompa se topó con un cuerpo calcinado casi en su totalidad y llamó a la Policía Municipal. Agentes de la Policía Ministerial y peritos forenses acudieron a inspeccionar el lugar, y encontraron el cadáver, mismo que estaba atado del cuello con un cable. De acuerdo con los primeros indicios encontrados, la víctima murió por la inhalación del monóxido de carbono. La Procuraduría informó que se efectuarían estudios de genética forense para trabajar en su identificación y continuar con la investigación. Cerca de la medianoche, se conoció la localización de otro cuerpo, éste en la planta de Cemex ubicada por el rancho La Providencia, también en León, dentro de un tambo. La víctima, un hombre de constitución física fornida, estaba semicubierto con bolsas de plástico de color negro, atado de pies y manos, tenía la boca cubierta con cinta. Vestía pantalón de mezclilla, zapatos tenis de color negro y una camiseta verde. Al practicarle la autopsia, los peritos concluyeron que el hombre murió asesinado de siete disparos, dos de los cuales los recibió en la cabeza y el resto en el tórax. En la comunidad de Malvas, en Irapuato, un grupo armado persiguió y acribilló a dos presuntos “guachicoleros” o ladrones de combustible que transportaban al menos cuatro mil litros de gasolina en una camioneta de tres toneladas. Esto ocurrió en la mañana del sábado. Los dos hombres viajaban en la camioneta de redilas, en cuya parte posterior llevaban cuatro contenedores de mil litros de capacidad cada uno llenos de gasolina, cuando fueron interceptados por un grupo de hombres armados, presuntos sicarios del crimen organizado, en un automóvil negro. En la persecución, los dos supuestos “guachicoleros” dejaron la camioneta y corrieron, pero fueron alcanzados y acribillados por los sicarios. Ante el reporte de los vecinos de la comunidad de Malvas, elementos de varias corporaciones acudieron al lugar. No se reportan detenidos, aunque se encontraron por lo menos 17 casquillos de armas calibre 9 milímetros.

Comentarios