Dan el último adiós al "Hijo del Perro Aguayo"

lunes, 23 de marzo de 2015
GUADALAJARA, Jal. (apro).- “Te queremos mucho, Perro”, se escuchó dentro de la capilla del Parque Funeral Colonias, al término de la misa para despedir a Pedro Aguayo Ramírez, Hijo del Perro Aguayo, quien perdió la vida en el ring la madrugada del pasado sábado en Tijuana. Familiares, amigos y cientos de aficionados le dieron el último adiós al fundador de “Los Perros del Mal”, quien se ganó el apoyo de los fanáticos de la lucha libre por su rudeza arriba del cuadrilátero. “Él fue un héroe. La lucha libre perdió a un caballero y se fue practicando la pasión de su vida”, dijo el sacerdote que ofició la misa. Al frente, estaba el féretro, rodeado de arreglos de flores blancas y una foto del joven sonriente abrazando a un bull dog y un letrero que decía: “Pedrito, que Dios te reciba con los brazos abiertos”. En guardia de honor estuvieron sus compañeros exluchadores Konnan y Latin Lover, así como Rayo de Jalisco Junior, Rayman, América Salvaje y Maligno. Sin su famosa máscara, también estuvo Rey Misterio Junior, quien montó la guardia principal sin poder ocultar en los ojos su tristeza: Fue él quien le propinó una patada al “perrito” con la que quedó inconsciente sobre las cuerdas del cuadrilátero y ya no despertó. Discretamente, el exluchador de la WWE se acercó a Pedro Aguayo y a su esposa Luz Ramírez, les dio unas palabras de pésame por la muerte de su hijo. Minutos antes, durante la misa, el gladiador ofreció el saludo de “La Paz” a ambos. Cuando las fanáticas del Perro Aguayo se percataron de la presencia de Rey Misterio, le gritaron: “Ánimo Rey, estamos contigo”. La noche del domingo, El Hijo del Santo, padrino de Primera Comunión de El hijo del Perro Aguayo acudió al funeral y permaneció al lado del doliente padre. El Hijo del Perro Aguayo, originario de Tala, tenía 35 años. Comenzó a luchar desde los 15 años al seguir los pasos de su padre en el arte del pancracio. En 2011 libró una batalla contra el cáncer de estómago. Sin embargo, la madrugada del pasado sábado falleció a causa de una fractura cervical, según informó la Procuraduría del Estado de Baja California. El parte médico informó que sufrió un paro cardiaco. Este mediodía, el ingreso al templo del parque funeral fue complicado debido a que eran más de mil personas, en su mayoría aficionados, los que acudieron a darle el último adiós al Perrito. A petición de la familia, fue llevada hasta el recinto una réplica de la Virgen de Zapopan para despedir al rudo. Con la interpretación de la canción Por ti volaré de Andrea Bocelli, y frases como “¡Te queremos mucho Perro!”, el féretro fue sacado de la capilla para llevarlo al servicio de cremación.  

Comentarios