Mi hermana "no me consultó" postularse a la PGR: directivo de Televisa

martes, 3 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- “La gravedad de la sangre” es el título de un artículo publicado hoy por el vicepresidente de Noticias de Televisa, Leopoldo Gómez, en el diario Milenio en el que niega cualquier intervención suya en el nombramiento de su hermana Arely Gómez al frente de la Procuraduría General de la República (PGR). Su texto, en el que acusa a la prensa de “pervertir” los más elementales cánones del periodismo al “cargarle” su filiación profesional a su hermana, inicia así: “No me consultó (Arely). Jamás me pidió mi punto de vista y menos mi respaldo. Le habría dicho que no. La responsabilidad es mayúscula y las capacidades institucionales me parecen muy limitadas. No, por ella; no, por el amor fraternal que le tengo”. Nunca, dice, se le habría ocurrido tratar de influir en una decisión así y afirma que nadie puede dar un solo dato que vincule la trayectoria de él y su hermana, ni en forma personal ni institucional. “Nos une la sangre. Pero cada quien tiene su propia carrera. Más larga la de ella que la mía, por cierto. Cada uno tiene un balance por el cuál responder. Aciertos y errores. Son los de cada quien (…) Esa es la verdad. Pero para algunos eso es lo que menos importa”, acusa el vicepresidente de Noticias de Televisa. Y atiza contra la prensa: “Cándida o intencionadamente hay quienes en la prensa le cargan mi filiación profesional. Al hacerlo ignoran o pervierten los más elementales cánones del periodismo. “Habría que documentar la conexión, dar el dato duro que muestre que me debe algo en su carrera o que en cualquier forma o capacidad ha sido mandataria de mis intereses. “¿Dónde está la prueba? No la hay”, sostiene Leopoldo Gómez. A pesar de que afirma que su carrera y la de su hermana son completamente independientes, el presidente de Noticias de la televisora de Emilio Azcárraga Jean, no menciona en ninguna parte de su texto la primicia que tuvo Televisa el pasado 26 de febrero en el noticiero de Joaquín López Dóriga, al anunciar la salida de Jesús Murillo Karam, y el nombramiento de Arely Gómez al frente de la PGR. La noticia, por cierto, no fue confirmada por el gobierno federal sino hasta la tarde del 27 de febrero cuando la Mesa Directiva del Senado turnó a la comisión de Justicia la propuesta enviada por el Ejecutivo federal para designar a Arely Gómez como titular de la PGR. En su reciente edición número 2000, en circulación, el semanario Proceso publica un reportaje sobre las diferencias que ocasionó en Los Pinos el nombramiento de la exsenadora priista por su cercanía con la televisora de Azcárraga Jean. En su artículo Leopoldo Gómez, afirma que “la sangre no es suficiente” para vincularlos a él y a la virtual procuradora y afirma que eso lo saben sobre todo “quienes pretenden ser modelo de periodismo moderno”. “En México la modernidad todavía convive con tradiciones parroquiales. El mérito individual se reconoce cada vez más pero seguimos haciendo imputaciones simplonas a partir de relaciones familiares; seguimos pensando que esos vínculos explican por sí mismos el carácter y las acciones de una persona. “Mucho de lo que se le atribuye en la prensa a mi hermana Arely constituye hoy un ejemplo de esta forma de pensar, de este periodismo que no acaba de dar el salto a la modernidad. Un ejemplo del entusiasmo primitivo por la hoguera en lugar de la sobria satisfacción de la crítica fundada”, reprocha Leopoldo Gómez.