Condena cardenal Rivera "la esclavitud del crimen y la escandalosa corrupción"

jueves, 2 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).— El cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, señaló hoy que México sufre la esclavitud del “crimen” y la “corrupción”, por lo que pidió a los sacerdotes cumplir con la misión de Jesús y llevar su mensaje de paz y salvación a todo el país. Durante la misa crismal en la Catedral Metropolitana, con motivo de Semana Santa, el cardenal Rivera también llamó a los sacerdotes a renovar sus promesas ministeriales y a fortalecer la evangelización. Ante decenas de párrocos de su arquidiócesis, así como de algunos obispos y de cientos de fieles que asistieron a la ceremonia, el cardenal exhortó a defender la familia y los derechos de los niños. Hizo este llamado justo cuando el semanario Proceso, en su edición de esta semana, dio cuenta de los abusos sexuales cometidos en los años noventa por uno de sus sacerdotes, el padre Carlos López Valdés, contra el menor de edad Jesús Romero Colín, quien acusa a la arquidiócesis de seguir encubriendo al pederasta. Sobre las “esclavitudes” del crimen y la corrupción, dijo el arzobispo: “Son miles de personas las que mueren en medio de la violencia más demencial y diabólica, tantas familias destrozadas, tanto dolor sin consuelo, tanto menosprecio a la dignidad de la persona humana. Y todo esto a causa de una ambición desmedida de riquezas y de poder… “México sufre además otras esclavitudes: la corrupción es la más escandalosa de ellas, por desgracia, ciudadanos de los más diversos sectores parecen olvidar que el dinero que nutre sus excesos ha sido robado a los pobres, por lo que es un pecado que clama al cielo y no tiene perdón si no se repara el daño, si no se devuelve el dinero cuyo fin público es aliviar la pobreza”. En su homilía, el purpurado dijo defender los valores de la familia y los derechos de los niños: “Nuestra Arquidiócesis de México siempre ha defendido los valores de la familia, se ha opuesto con firmeza al crimen del aborto y a las uniones que pretenden equipararse con el matrimonio, así como ha defendido el derecho de los niños a tener un padre y una madre”. Indicó que su arquidiócesis también trabaja para que “nuestros hermanos encuentren el consuelo de la comprensión y la misericordia”. Sin embargo, el joven Jesús Romero Colín –en su entrevista con Proceso— indica que la arquidiócesis de México, pese a que condenó al sacerdote pederasta a través de su tribunal eclesiástico, lo sigue protegiendo en los hechos. La arquidiócesis –señala la víctima-- se niega a colaborar con la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDGF) en la investigación que esta dependencia está realizando sobre el caso. Mientras tanto –concluye--, el sacerdote continúa libre y oficiando misas.

Comentarios