Gobierno rechaza señalamientos de Freedom House sobre libertad de prensa

jueves, 30 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobierno federal rechazó que México haya retrocedido a su peor nivel de la década en materia de libertad de prensa, como ayer lo dio a conocer Freedom House en su reporte anual 2015, y aseguró que el reporte de esa organización contiene datos incorrectos y falsos. Freedom House consideró que el país sigue siendo uno de los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo, y que los distintos medios están sometidos a la censura por parte de actores políticos –a través de la publicidad oficial–, económicos y criminales. La “vaga redacción” de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), aprobada en julio pasado, “abre un nuevo flanco de amenaza para la libertad de expresión”, apuntó. En un documento realizado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), emitido anoche, el gobierno de Enrique Peña Nieto refutó la “vaguedad” que supuestamente le permitió realizar la “suspensión precautoria de las transmisiones de contenido”, y aseguró que dicha suspensión “solo puede hacerse por autoridad competente y bajo causa debidamente fundada y motivada”. Abundó que los aspectos de la LFTR más criticados por Freedom House –intercepción de comunicaciones, localización de celulares y resguardo de datos de Internet– forman parte de la lucha contra la delincuencia y “han sido objeto de análisis por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). En su informe, Freedom House resaltó la preocupación de ciertas organizaciones “oponentes a la LFTR” respecto de la poca claridad en la aprobación de solicitudes de concesión, así como la falta de independencia del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). El gobierno respondió que la reforma constitucional “estableció diversas medidas para reducir los niveles de concentración y establecer diversas acciones para reducir los márgenes de poder de mercado que pudieran detentar en perjuicio de los competidores”. En su clasificación de reportes por países, Freedom House aseveró que la ley de telecomunicaciones fue el fruto de la presión ejercida por la sociedad ante la colusión de Enrique Peña Nieto con las televisoras. “El PRI mantuvo una estrecha relación (con TV Azteca y Televisa) durante las décadas que estuvo en el poder antes del año 2000; las acusaciones de colusión de Televisa con el entonces candidato de ese partido, Enrique Peña Nieto, para la campaña electoral de 2012, aumentaron la presión para reformar el sector de los medios después de las elecciones”, planteó la organización. “Es falso tal señalamiento”, respondió el gobierno al subrayar que “desde el primer día de la administración del presiente Enrique Peña Nieto, se estableció como punto fundamental de la agenda nacional realizar reformas estructurales en materia de telecomunicaciones y radiodifusión, a fin de generar mayores condiciones de competencia, mejores niveles de inversión, así como servicios a menores precios”. Freedom House atribuyó puntos a los países según los grados de libertad de prensa en los ámbitos jurídico, político y económico. La más alta calificación, o sea la peor para la libertad de prensa, se la otorgó a México: 18/30 respecto del entorno jurídico, 14/30 sobre el económico y 31/40 en lo político.

Comentarios