Crimen que denunció Calderón, perpetrado por policías; la víctima no era panista

jueves, 11 de junio de 2015
TOLUCA, Edomex. (apro).- El pasado lunes 8 de junio el expresidente Felipe Calderón denunció en su cuenta de Twitter el asesinato de Romualdo Mondragón Primero, a quien identificó en un inicio como candidato del PAN a la alcaldía del municipio de Villa Victoria y, posteriormente, corrigió y dijo que se trataba de un dirigente panista que colaboraba con el aspirante real, Hugo Vilchis. A tres días del suceso, familiares de la víctima aclaran que Romualdo fue ejecutado por policías municipales, que trabajaba como albañil y taxista y que nunca militó ni colaboró con el candidato a la alcaldía del PAN. Incluso, revelan que el occiso dormía cuando los uniformados irrumpieron en el domicilio y le dispararon a quemarropa. Elizabeth Mondragón Santiago, hija de la víctima, refiere que la noche del domingo su papá cenó con sus seis hermanos y su mamá. En la calle, dice, se escuchaba mucho ruido porque la casilla donde se originó el conflicto poselectoral se encuentra a pocos metros de su hogar. “Sí escuchamos el ruido, la pelea, pero no nos asomamos, mi papá se levantó y se fue a dormir; después, sin más, unos 20 o 30 policías municipales entraron a la casa sin identificarse, sin razón, simplemente lo mataron en su cama, sin tener nada que ver con el asunto político”, comenta. La familia cuenta también que Mondragón Primero no tenía ningún vínculo con el PAN y que en ocasiones trabajaba como albañil y como taxista. “Aparte de que mataron a mi padre, la casa la dejaron desecha, nos trataron peor que criminales. A pesar de los golpes que recibimos, tratamos de ayudar a mi padre, pero ya había muerto. Fue indignante y ahora dicen que fue político, eso no es cierto, nunca perteneció a ningún partido”, insiste Elizabeth. La joven reconoció que el expresidente Felipe Calderón si entró en contacto con uno de sus tíos. Esa noche, panistas inconformes con el resultado quemaron dos patrullas en la casilla contigua a la casa del occiso.

Comentarios