Fuga de 'El Chapo' recrudecerá violencia en la frontera, alerta EU

miércoles, 9 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La fuga de Joaquín El Chapo Guzmán recrudecerá la violencia de los cárteles del narcotráfico en la frontera con México, tal como ocurrió en 2001, cuando el capo escapó por primera vez. La advertencia fue lanzada este miércoles por Robert L. Harris, comandante del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos, quien además reconoció el “alcance e influencia” de los jefes del narcotráfico, especialmente de Los Zetas, el Cártel Jalisco Nueva Generación, el del Golfo, el de Juárez y el de Sinaloa, encabezado este último por El Chapo, quien el pasado 11 de julio escapó del penal de máxima seguridad del Altiplano. En una audiencia sobre seguridad fronteriza en el comité de la Cámara Baja de Supervisión y Reforma del Gobierno, Harris alertó que el poder de esas organizaciones criminales se extiende más allá de la frontera que comparten Estados Unidos y México y alcanza a ciudades estadunidenses. “La amenaza de estas organizaciones del narcotráfico es dinámica. Son organizaciones rivales que están constantemente compitiendo por el control y, a pesar de los esfuerzos antidroga de Estados Unidos y México, los nuevos grupos surgen y se forman nuevas alianzas”, sostuvo. El encargado de supervisar la vigilancia de la zona suroeste de la frontera estadunidense subrayó que la ferocidad de los cárteles es tal que el pasado 5 de junio un helicóptero de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) recibió disparos desde México mientras sobrevolaba la zona fronteriza de Laredo (Texas). “El área en la que el helicóptero recibió los disparos es conocida por sus rutas de narcotráfico y tráfico de personas”, destacó Harris. No obstante, señaló que a pesar de estos incidentes, la seguridad en la frontera ha mejorado en los últimos años. Sobre este punto, el presidente del comité y uno de los republicanos con mayor peso en la Cámara de Representantes, Jason Chaffetz (Utah), así como el presidente de la Unión Nacional de la Patrulla Fronteriza (NBPC), Brandon Judd, mostraron su desacuerdo. Judd, cuyo sindicato representa a 16 mil 500 agentes, alertó del “incremento de la violencia” en la frontera debido a la saña de los narcotraficantes y el aumento del número de criminales que cruzan la divisoria y que, previamente, fueron acusados de graves crímenes, como asesinato, violación o tráfico de armas y drogas. Según dijo, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas deportó a 177 mil inmigrantes con condenas penales previas, de los que 91 mil fueron arrestados por la Patrulla Fronteriza mientras trataban de entrar de nuevo al país de forma ilegal. “Para poner esto en perspectiva, en 2014 la Patrulla Fronteriza arrestó a casi 500 mil inmigrantes, lo que significa que uno de cada cinco arrestos de los agentes el año pasado se dirigieron contra un inmigrante que era un criminal”, aseguró el presidente de la NBPC.

Comentarios