Enjuician a expolicías que ‘sembraron’ arma a abogado de Infraiber

martes, 15 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El juez Raúl Angulo Garfias sujetó a juicio, por segunda ocasión consecutiva, a una decena de exagentes de la PGR por indicios de que “sembraron” un arma de fuego al abogado de Infraiber, Paulo Díez. Luego de que un tribunal unitario cancelara la formal prisión a los expolicías y ordenara reponer el procedimiento, el juez federal revisó el expediente y nuevamente determinó abrirles el proceso a los indiciados. En el nuevo fallo se advierte: “A nivel probable, cada uno de los participantes llevó a cabo un reparto funcional, con la finalidad de simular la existencia de la prueba material de un delito que en el caso lo fue el arma de fuego hallada en el interior del vehículo BMW, pues mientras unas personas funcionaban como distractores de la persona buscada, otro estuvo en posibilidad de colocar el arma en el interior del vehículo en que posteriormente fue hallada”. Angulo Garfias, titular del Juzgado Décimo Sexto de Distrito en Procesos Penales en la Ciudad de México, dictó a los 10 acusados la formal prisión por simular la existencia de pruebas materiales de delito para inculpar a alguien, ilícito previsto en el artículo 248 Bis del Código Penal Federal. Es por ello que continuarán procesados Marco Antonio Carreón García, Luis Nicasio Díaz Elizalde, Juan Carlos Mayorga Pérez, Juan José Castelán Vargas, Ramón Castillón Hernández, Elizabeth Garrido Castro, Alma Rosa Victal Linares, Jaime Pérez García, Óscar Chávez Ornelas y Óscar Gregorio García López. Sin embargo, los policías ministeriales continuarán en libertad porque el delito imputado no es grave. En su fallo, el juez también dictó la libertad a Carreón García, Díaz Elizalde, Mayorga Pérez y Garrido Castro por perder los indicios de un hecho delictivo, un delito contra la administración de justicia. El 7 de septiembre pasado, los inculpados interceptaron a Pablo Díez en San Jerónimo para cumplimentarle una orden de localización y presentación, es decir, para llevarlo a declarar por la fuerza ante la PGR. El mandato ministerial contra el abogado de Infraiber fue girado en una averiguación previa iniciada por el supuesto espionaje telefónico a los directivos de OHL-México. Los entonces agentes de la PFM expusieron en el parte informativo que el litigante había sido retenido con una pistola Llama .38 Súper 7, con su cargador y siete cartuchos. No obstante, poco después se reveló el video de una cámara de circuito cerrado donde se observa que un agente se acerca al vehículo de Díez Gargari y se introduce por la ventana del conductor para “sembrar” el arma.

Comentarios