Juez que liberó a Moreira dio conferencias en México con Baltasar Garzón, exasesor del PRI

domingo, 20 de marzo de 2016
MADRID (proceso.com.mx).- El juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, quien dejó en libertad al priista Humberto Moreira en la investigación en su contra por blanqueo de capitales y relación con el crimen organizado, participó en varias conferencias organizadas en México por su excompañero Baltasar Garzón, quien en 2011 asesoró al entonces dirigente nacional del PRI, reveló este domingo el diario El Español. La publicación basa su investigación en la información publicada el pasado 3 de febrero por la agencia Apro, titulada “El entramado política tras la liberación de Moreira”, en la que se desvelaron las asesorías que Garzón dio al CEN del PRI, en agosto de 2011, que sirvieron para la construcción de la plataforma política que llevó a Enrique Peña Nieto al poder. Y cómo, meses después, Garzón organizó conferencias en México en las que uno de los participantes fue el juez Pedraz, hoy al frente de la causa contra Moreira y quien decretó su libertad para sorpresa de la opinión pública y parte de la judicatura española. También se alude a la fotografía que en esos días se les tomó juntos a Garzón, Moreira y al hermano de éste, Rubén, entonces gobernador electo, departiendo alrededor de una mesa. El diario digital español publica dicha imagen. El reportaje de Apro documentó los cruces en las biografías de los principales actores: Moreira, Baltasar Garzón (a quien se le pidió inicialmente encabezar la defensa pero que declinó, según fuentes de la investigación), Santiago Pedraz; el abogado de Moreira, Manuel Ollé y Antonio Navalón, señalado en España como un “conseguidor” y que ha estado involucrado en algunos de los mayores escándalos político-financieros. Seis meses después de la asesoría de Garzón al PRI de Moreira, organizó junto con Antonio Navalón algunas conferencias sobre seguridad y derechos humanos en las que participó el juez Santiago Pedraz. La información de El Español, firmada por el periodista Daniel Montero, señala que desde hacía un año, fiscales y agentes de la Policía Nacional seguían los pasos de Moreira ante la sospecha de que utilizaba España para blanquear parte de los fondos detraídos en su etapa como gobernador de Coahuila. El 15 de enero, horas antes de su detención, los agentes de la policía avisaron a la Audiencia Nacional de su llegada con una llamada, según confirmó este medio. El juez Pedraz les explicó que tenía un compromiso ineludible y pidió a los agentes que siguieran al político mexicano durante el fin de semana. Sin embargo, los miembros de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) replicaron que no había personal suficiente para monitorearlo y había riesgo de que Moreira escapara. “Era mejor hacer la detención cuanto antes”, señala. Fue entonces cuando el juez Pedraz llamó a su compañero José de la Mata, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, que ese fin de semana entraba de guardia. Pedraz le pidió a su compañero que tomara declaración a Moreira y le explicó los pormenores de la operación que llevaba abierta desde hacía un año. Fue entonces que se detuvo a Moreira cuando descendió de un vuelo procedente de México. El expresidente nacional del PRI pidió la asesoría legal de Baltasar Garzón. La defensa la llevó entonces Manuel Ollé, un reconocido abogado y especialista en derechos humanos, quien en su historial profesional ha sido protagonista de varios de los casos más mediáticos instruidos por Garzón en su etapa como juez: el proceso contra el dictador chileno Augusto Pinochet y otro contra los implicados en la dictadura argentina. Ollé también fue representante legal de la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú en su denuncia contra el genocidio en Guatemala presentada en 1999. En aquella ocasión fue Santiago Pedraz el juez instructor. El juez De la Mata mandó a prisión a Moreira, de acuerdo con la petición de la Fiscalía Anticorrupción española. Cuando el juez Pedraz retomó su causa contra el político mexicano y otros, tomó declaración al exgobernador de Coahuila y recibió la documentación de la defensa que alegaba que los recursos que le fueron transferidos desde México eran conseguidos de forma lícita y permitió la libertad del político con la condición que no abandonara el territorio español, para lo cual le retiró el pasaporte. Cinco días después decretó su libertad y le devolvió el pasaporte. La Fiscalía considera las pruebas insuficientes para acreditar la licitud del dinero que le fue transferido desde México a Moreira. El exdirigente del PRI abandonó de prisa España para refugiarse en México y desde ahí aseguró que era objeto de un ataque a su honor. Tras solicitar el sobreseimiento de la causa contra Moreira, la fiscalía presentó un recurso contra la decisión del juez, que está pendiente de ser resuelta por la Sala Penal de la Audiencia Nacional.

Comentarios