Ejecutan a ocho en Acapulco

domingo, 17 de abril de 2016
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- Al menos ocho personas, siete hombres y una mujer, fueron ejecutadas en distintos ataques armados registrados este domingo en la zona urbana del puerto de Acapulco. El hecho violento ocurre luego de que el gobernador priista Héctor Astudillo Flores rechazó la alerta emitida por el Departamento de Estado de Estados Unidos que  prohíbe viajar al principal destino turístico de la entidad por la extrema violencia que no cesa a pesar de la estrategia policiaco-militar. Hace dos días, Astudillo dijo textual: "No la compartimos, no la aceptamos porque no hay un solo elemento norteamericano, hombre o mujer, que haya sido perjudicado en su integridad personal ni en Ixtapa ni Acapulco”. De esta forma el mandatario justificó el hecho de que ningún extranjero haya sido víctima en el contexto de los mil 46 ejecutados registrados en la entidad durante los seis meses de su administración, tan sólo en Acapulco autoridades estatales reportaron 93 de los 188 homicidios dolosos documentados el mes pasado. De acuerdo a reportes oficiales, antes del mediodía un grupo armado atacó con ráfagas un sitio de taxis ubicado en la colonia Icacos, ubicado en las inmediaciones de la Octava Zona Naval donde fueron ejecutados cuatro transportistas (tres hombres y una mujer). A unos metros del ataque fue localizado otro taxista también asesinado a tiros y uno más que había resultado herido murió cuando era trasladado al hospital, refiere el informe. En respuesta, integrantes de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (CETIG), encabezados por su dirigente Juan Mendoza Tapia, bloquearon varias horas la avenida costera Miguel Alemán frente al Centro de Negocios Costera 125, donde se ubican las oficinas administrativas de la Policía Federal. Al respecto, Mendoza Tapia afirmó que la masacre es un ataque directo contra esta organización transportista, exigió seguridad y denunció que la delincuencia organizada en este puerto actúa en contubernio con autoridades de los tres niveles y el Ejército. Más tarde, se reportó el hallazgo de dos jóvenes ejecutados en las inmediaciones de la colonia 20 de Noviembre, ubicada en la zona conurbada de Acapulco. Para el gobernador Astudillo, la imparable ola de violencia que azota la entidad y específicamente el puerto de Acapulco se debe a la disputa entre bandas criminales y pandillas por el control de las zonas de producción, trasiego y distribución de narcóticos. Por ello, en días pasados el mandatario pidió a los medios de comunicación asumir un pacto de silencio con el propósito de dejar de informar sobre los hechos de violencia que se han vuelto cotidianos en el puerto y minimizó la reciente alerta emitida por el gobierno de Estados Unidos argumentando que la barbarie no ha perjudicado a ciudadanos norteamericanos, a pesar de que México, Guerrero y Acapulco forman parte de Norteamérica.

Comentarios