Establece la Ssa criterios para la atención de embarazadas y recién nacidos

jueves, 7 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Secretaría de Salud (SSa) estableció los criterios mínimos que debe seguir el personal del Sistema Nacional de Salud en la atención médica a mujeres embarazadas y recién nacidos. Al publicar en el Diario Oficial de la Federación la Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016, la SSa destacó que ésta contribuirá a corregir desviaciones actualmente en uso que afectan la calidad de la atención en la salud, y señala pautas específicas a seguir para disminuir la mortalidad y la morbilidad materna y perinatal. La Norma, apuntó, es de observancia obligatoria en todo el país para el personal de los sectores público, social y privado del Sistema Nacional de Salud que brindan atención a mujeres embarazadas, durante el parto, puerperio y a personas recién nacidas. De acuerdo con la SSa, la atención médica que reciban las mujeres en edad reproductiva debe ser con un enfoque preventivo, educativo, de orientación, consejería, integral y enfocada a considerar la reproducción humana como una expresión de los derechos reproductivos, para que sea libremente escogida y segura. Y en aquellos establecimientos que no cuenten con el servicio de atención de urgencias obstétricas –destacó–, el personal debe procurar, en la medida de su capacidad resolutiva, auxiliar a las mujeres embarazadas en situación de urgencia, y una vez resuelto el problema inmediato y estabilizado se procederá a su referencia a uno que cuente con los recursos humanos y el equipamiento necesario para su atención. En la consulta prenatal efectiva y periódica, los prestadores de servicios de salud deben brindar a la embarazada información clara, veraz y basada en evidencia científica sobre diferentes aspectos de salud en el embarazo, con el fin de que conozca sobre los factores de riesgo, estilos de vida saludable, aspectos nutricionales que la mejoren, lactancia materna exclusiva y planificación familiar. Asimismo, resaltar la atención ante posibles complicaciones que pueden poner en riesgo su vida y la de la persona recién nacida, y estar alerta ante los primeros signos y síntomas para buscar atención médica inmediata. La dependencia encabezada por José Narro precisó que la consulta prenatal debe ofrecer la oportunidad de aclarar dudas a la embarazada, especialmente para aquéllas que cursan su primer embarazo. Durante toda la gravidez, añadió, se deben efectuar acciones para prevenir o detectar la presencia de enfermedades preexistentes o subclínicas, diabetes gestacional, infecciones de vías urinarias, infecciones periodontales y preeclampsia, además de promover el autocuidado y la preparación para el nacimiento, quedando registrado en el expediente clínico. En la NOM también se detallan acciones para la prevención del bajo peso al nacimiento, atención del parto, atención del puerperio, atención al recién nacido, protección y fomento de la lactancia materna exclusiva, que entrará en vigor este viernes, con lo que se dejará sin efecto la Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-1993 publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de enero de 1995.

Comentarios