Fondo Mundial para la Naturaleza y UNAM luchan para salvar arrecife mesoamericano

sábado, 23 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Ante los daños causados al Sistema Arrecifal Mesoamericano que comparten las costas de Belice, Guatemala, Honduras y México (con Quintana Roo), el Fondo Mundial para la Naturaleza (FMN) realiza un proyecto en alianza con la UNAM para fertilizar y liberar coral, una medida ante las constantes amenazas ocasionadas por el hombre. La creciente demanda de turismo --que al menos en Quintana Roo recibe más de 10 millones de turistas al año y deja una derrama económica de más de ocho mil millones de dólares--, la contaminación en suelo y playa, la pesca y comercio ilegal, el transporte marítimo, especies invasoras, como el pez león, y el cambio climático, son los principales factores que dañan el arrecife mesoamericano, el mayor del Atlántico occidental y el segundo a nivel mundial después de la Gran Barrera de Coral de Australia. Lo anterior fue dado a conocer por  la oceanógrafa Judith Morales López, encargada de la gestión y seguimiento de los proyectos de conservación de FMN México, durante su conferencia en la cuarta Aldea Digital, que se sitúa en el Zócalo capitalino con actividades hasta el 5 de agosto. El arrecife mesoamericano tiene un territorio de 100 kilómetros que es compartido entre las costas de los cuatro países mencionados y tiene 65 especies de corales y  500 especies de peces, y debido a daños y constantes amenazas causadas por el hombre, y lo frágil de ese ecosistema, están en amenaza especies de corales, la tortuga marina, el caracol rosado, incluso manglares. “En la parte de las playas y las dunas, que es la más asediada por el turismo, viven especies como las tortugas marinas que utilizan ese territorio para anidar y poner sus huevos. En la región también habita una de las especies más amenazadas en el país, se trata de los arrecifes coralinos, en especial el acropora que es el que ayuda a formar el arrecife”, detalló la oceanógrafa. Acorde a información divulgada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Morales López explicó que el FMN trabaja en una alianza con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Amigos de Sian Ka’an, Pronatura, Centro Mexicano de Derecho Ambiental y Fondo para la Paz, en un proyecto donde cada mes de agosto, cuando los corales de acropora desovan, se captura el desove y se lleva a un laboratorio para fertilizarse. Los investigadores de la UNAM las cuidan en acuarios y después son liberadas en el mar. Señaló que una de las partes más importantes para conservar el equilibrio en el ecosistema es su sistema hidrológico subterráneo, que tiene capa de agua dulce en los primeros metros y debajo de ella una capa de agua salada. “Estos ecosistemas están conectados por los flujos de agua, tanto el de agua dulce que va hacia el mar, como el de agua salada que va hacia el continente”, explicó Morales López. La labor de fertilización de coral de acropora es uno de 21 proyectos efectuados entre 2009 y 2016 que buscan rescatar y conservar las especies que habitan el Sistema Arrecifal Mesoamericano, en una lucha de constantes desafíos.

Comentarios