En su 'despedida” de Veracruz, Yunes presume estabilidad y orden, y evade tema AMLO

jueves, 29 de noviembre de 2018
XALAPA, Ver. (apro).- En su penúltimo día como gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares presumió que deja un Veracruz “estable”, con “orden”, con mejoras en la seguridad, pero con problemas aún por resolver. En su comparecencia ante diputados locales, Yunes recibió elogios y genuflexiones por parte de la bancada del PAN, con Marigraz Hernández Iñiguez; salutaciones y coqueteos de la bancada del PRI, con Jorge Moreno Salinas, y los reproches de la bancada de Morena, con Margarita Corro Mendoza. En rueda de prensa, Yunes evadió referirse a la relación ríspida que alimentó con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y pese a la insistencia de la prensa, el panista solo quiso hablar de su “estupenda relación” con el saliente, Enrique Peña Nieto. “¿Otra pregunta?, ¿otra pregunta?”, desviaba Yunes, cuando se le hizo hincapié si no temía repercusión de López Obrador después de que en campaña lo llamó “viejo loco” y “vividor”. Con problemas de dicción y con dificultades para leer, la morenista Corro Mendoza le reprochó que “el gobierno del cambio” no estuvo a la altura de los millones de veracruzanos, pues deja una estela de muerte y de dolor, como fueron los recientes asesinatos de estudiantes y profesionistas en la región Córdoba-Orizaba: “Eso nunca se lo vamos a perdonar”, fustigó. Yunes admitió que la violencia es la principal demanda que hoy lacera la vida de los veracruzanos, pero insistió en que fue una de las principales cosas que se atendieron en su gobierno. El panista le pidió a Margarita Corro documentarse de las labores de un parlamentario, de leer y aprender de la Constitución y no solo, como varios legisladores de Morena –dijo- de nutrirse de notas periodísticas para criticar. Yunes hizo hincapié en que su gobierno estuvo basado en la democracia y no en el desvío de recursos para apoyar a algún partido político, en la democracia y la división de poderes, como se hizo en la administración del priista Javier Duarte. “No se rendía cuentas de nada, ante nadie. No existía el sistema de pesos y contrapesos que es la base de nuestro gobierno. El uso abusivo desde el Ejecutivo había lastimado la autonomía y división de poderes”. Yunes Linares también lanzó un exhorto a la próxima administración de Cuitláhuac García de continuar investigando y castigar la corrupción en Veracruz, para que aquello que fue robado, sea devuelto. “Falta mucho, mucho por recuperar. Estoy seguro que dentro de unas horas que rinda protesta el nuevo gobernador, llegará a esta tribuna con información de lo que él logró recuperar en estos meses. Sería terrible que en lugar de escrituras y bienes, llegará con una oferta de amnistía para quiénes saquearon a Veracruz”. Yunes presumió hasta el penúltimo día de su bienio que en 24 meses logró recuperar más de mil 200 millones de pesos, los cuales fueron depositados en un fondo de inversión para generar utilidades, además de que consiguió asegurar diversos bienes inmuebles de exfuncionarios, de los que entregó escrituras a la Sexagésima Quinta Legislatura.

Comentarios