Peña anuncia inversión de 50 mmdp en zonas económicas especiales

martes, 17 de abril de 2018
SEYBAPLAYA, Camp. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto declaró la creación de las zonas económicas especiales en Campeche y Tabasco, los estados más devastados por su reforma energética, y anunció que la banca de desarrollo dispone de 50 mil millones de pesos para incentivar la inversión productiva privada en las siete zonas económicas especiales que se crearon en el país. Durante el evento protocolario que tuvo lugar en este puerto, en el que firmó el Decreto de Declaratoria de las Zonas Económicas Especiales de los estados de Campeche y Tabasco, Peña Nieto destacó que estos proyectos representan un cambio de paradigma y una decisión de política pública muy relevante e importante para los próximos años. Sostuvo que las reformas estructurales, particularmente la energética, junto con las zonas económicas especiales, detonarán la actividad económica de todas las entidades de la región Golfo. “Este es un modelo de desarrollo económico que se ha llevado a cabo en otras partes del mundo, y por primera vez en nuestra historia, decidimos adoptarlas para nuestro país”, afirmó. Y dio a conocer que la banca de desarrollo está lista para que, a través de la ventanilla única que se estableció, se tenga una bolsa de apoyo, un paquete de financiamiento a todas las empresas del sector privado que decidan invertir en las siete zonas económicas especiales, de 50 mil millones de pesos, para apoyar la actividad productiva. Insistió en que esas zonas económicas especiales se diseñaron para impulsar la actividad económica y un cambio estructural en la región sur-sureste de la geografía nacional. “No las puede tener toda entidad federativa, están diseñadas para donde más se necesitan, y para impulsar la actividad productiva, la vocación natural que tienen muchas de estas zonas, y que tienen potencial”, argumentó. En su discurso, que comenzó dando “la buena noticia” de que era el último orador del evento, “el último a la hora de la comida, con el hambre de todos”, Peña Nieto dijo que con este modelo se busca “llegar a lugares que tienen potencial de crecimiento y de atraer inversión productiva, distinta y diferente de la que tradicionalmente ha tenido en ese lugar”. Reconoció que las últimas zonas económicas especiales que se incorporan al modelo son las de Tabasco y Campeche, “a partir del impacto que tuvo en sus economías, quizá las más afectadas del país, la caída dramática en los precios del petróleo”. Explicó que cuando los precios del petróleo se contrajeron y cayeron más del 70 por ciento, la actividad propia de estas entidades se vio seriamente afectada, lo que conllevó a tener desempleo por el cierre de mucha de la actividad económica. “Fue entonces cuando decidimos adoptar el modelo de Zona Económica Especial, no sólo para impulsar la actividad o diversificar la actividad económica de estas dos entidades”, sino para que tuvieran menor dependencia económica”, justificó. Y aseguró que “ya hay inversiones comprometidas a partir de la apertura que nuestro país tuvo con la reforma energética del orden de 200 mil millones de dólares para los siguientes años, y de materializarse, van a detonar mayor actividad económica en estas entidades de la región Golfo del país”. Garantizó que Campeche, Tabasco y México seguirán avanzando a partir de la ruta trazada y aseguró que con los cambios estructurales que impulsó, “los beneficios ya se dejan sentir; los sentirán aquí los campechanos y tabasqueños, los van a sentir con la actividad productiva y la extracción de hidrocarburos, porque no va a disminuir, se va a acelerar y va a crecer para reponer la plataforma productiva que tuvimos en el pasado”. Durante su visita inauguró también el acueducto Hobomó de Campeche y entregó obras de modernización del Puerto de Seybaplaya. Afirmó que las obras que entregó, son parte de los compromisos que hizo en su campaña a los campechanos y prometió regresar a inaugurar el Puente de la Unidad, que comunica a Ciudad del Carmen con el macizo continental, el cual se construye con una deuda contraída por el gobierno campechano porque el federal se echó para atrás y dejó la obra inconclusa.