El INE y el TEPJF deben evitar la polémica y la estridencia: Lorenzo Córdova

lunes, 23 de abril de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, pidió no alimentar la polémica “que ha llevado a cuestionar el empaque, consistencia y capacidad de la institucionalidad electoral”. La declaración de Córdova se da tras las diferencias que surgieron entre el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) por diversas resoluciones, entre ellas la candidatura presidencial de Jaime Rodríguez Calderón. De acuerdo con el consejero presidente, ambos órganos requieren de un acompañamiento crítico, lo cual los fortalece siempre y cuando las autoridades electorales “no sean impermeables a esa crítica y entendamos que formamos parte de un contexto social del que somos responsables en términos de su gobernabilidad”. En el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde presentó el número 20 de la revista “Justicia Electoral”, en compañía de la magistrada presidenta del TEPJF, Janine Otálora Malassis, Córdova recordó que la elección más grande de la historia mexicana supone una enorme intensidad y polémica en torno a diversos asuntos. Por ello, “las autoridades electorales no podemos ser estridentes. Necesitamos tener una visión de Estado para encauzar, sin filias ni fobias, una contienda electoral tan grande y compleja como la que estamos teniendo”. Eso, subrayó, permitirá a las autoridades electorales blindarse de la estridencia y la crispación política que inevitablemente se irá incrementando. “No podemos permitir que la natural diferencia de criterios entre las autoridades jurisdiccionales y administrativas que deriva del diseño institucional en nuestro sistema democrático, alimente la incertidumbre de la ciudadanía”, dijo. Y precisó que, junto con la magistrada presidenta del TEPJF, se reitera que “el sistema nacional de elecciones es uno” y su futuro está basado en tres pilares indisolubles: la equidad durante las campañas, el respeto irrestricto del voto y garantizar la imparcialidad en la emisión de los resultados de la elección, lo cual deberán cumplir INE y el Tribunal en los próximos meses. En suma, agregó, “no hay modo de que le vaya bien al INE si le va mal al Tribunal Electoral, en una simbiosis institucional que implica tensiones naturales, pero que requiere de un diálogo permanente, que esté a la altura y que tenga una visión de Estado, porque lo que está en juego en este proceso electoral no solamente es la estabilidad política, sino también la viabilidad de nuestra misma democracia”. En su oportunidad, Janine Otálora Malassis señaló que México cuenta con instituciones fuertes, y enfatizó que las elecciones están en manos de los ciudadanos, quienes decidirán quién será el próximo presidente. “El Instituto no hace la elección, sólo la organiza, mientras que el Tribunal Electoral no determina el resultado, lo deciden los ciudadanos. Se trata, en síntesis, de velar porque el ejercicio democrático se dé en el marco de la legalidad”, apuntó.

Comentarios