Duelo de loas a AMLO y Yunes en desfile del Día del Trabajo en Veracruz

martes, 1 de mayo de 2018
XALAPA, Ver. (apro).- A 60 días de los comicios federales, la efervescencia político-electoral se hizo presente en las organizaciones obrero patronales, educativas y de sindicatos de comerciantes. Gritos de “¡Obrador, Obrador!” se hicieron latentes en los distintos contingentes que participaron en el desfile del Día del Trabajo en la capital del estado. En contraste, burócratas del gobierno que encabeza, el panista-perredista, Miguel Ángel Yunes Linares trataron de hacer contrapeso a esos gritos, con la arenga: “¡Yunes, Yunes!”, aunque, algún despistado empleado sindicalizado optaba por las porras de “¡Yunes Márquez, Yunes Márquez!”, en alusión al actual candidato de la coalición “Por Veracruz al Frente” al gobierno de Veracruz. Más de 80 mil trabajadores participaron en la conmemoración del Día del Trabajo, desfile peculiar en la entidad, pues ocurre a 60 días de la renovación de la Presidencia de la República, Congreso de la Unión, gobierno de Veracruz y Congreso local, elección que volvió la participación obrero-patronal en un activismo político. Brazo en alto, con el puño cerrado, los distintos simpatizantes del candidato presidencial de la coalición, “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador comenzaban el grito “¡Obrador, Obrador!” frente al templete donde se encontraba el gabinete de Yunes Linares, éste, sonreía de forma nerviosa, se llevaba el dedo meñique a la barba y optaba por voltear al siguiente contingente. Cuando el grito de “Obrador” subía de decibeles, burócratas, familiares de empleados sindicalizados y participantes del desfile correspondían con el grito de “¡Yunes, Yunes, Yunes!”, entonces el color de piel del mandatario estatal volvía al rostro y sonría a plenitud. En Xalapa, ni el Ayuntamiento de Xalapa donde gobierna Morena con el edil Hipólito Rodríguez Herrero, ni en Palacio de Gobierno, donde despacha el panista-perredista Yunes Linares se salvaron de las protestas, “El presidente municipal es peor que los anteriores”, “Xalapa no florece contigo”, “CMAS destrozó mi calle”, fueron lonas y cartulinas en contra del edil morenista que por ratos salía al balcón municipal. En el Palacio de Gobierno, acompañado de su gabinete y de representantes del Poder Legislativo, Judicial y de la Fiscalía General del estado, a Yunes Linares le tocó leer cartulinas donde le recriminaban “violaciones al contrato colectivo del trabajo”, sus pocos resultados en materia de seguridad y el nepotismo, al intentar que su hijo Miguel Yunes Márquez, gobierne la entidad. En esta polarización político-electoral, nadie se acordó del PRI, instituto que durante 87 años gobernó Veracruz. Incluso exlíderes priistas participaron en la salutación obrero patronal con el gobernador Yunes Linares, pues el líder de la Federación Estatal de Sindicatos y Asociaciones de Personal Académico de la Universidad Veracruzana (FESAPAUV), el exdiputado local priista, Enrique Levet Gorozpe subió corriendo al templete para tomarse una fotografía con el mandatario. Algo similar ocurrió con el líder de la CROC, exdiputado local del PRI, Tomas Tejeda. En Veracruz, tras 87 años de gobierno, el último de ellos a cargo del priista, Javier Duarte de Ochoa, las encuestas y sondeos de opinión de las elecciones locales mandan a este instituto político al tercer lugar.

Comentarios