'10 por la Educación” repudia 'mensajes contradictorios” de AMLO sobre reforma del sector

lunes, 14 de mayo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La iniciativa “10 por la educación”, que agrupa a las organizaciones civiles que se adjudican parte de la autoría de la reforma educativa, se pronunció en contra de lo que llamó “mensajes contradictorios” del candidato a la Presidencia por la coalición Morena, PT y PES, Andrés Manuel López Obrador, y llamó a definir si va a no a cancelar la misma. En una conferencia esta tarde, las principales organizaciones de la iniciativa criticaron las diferencias que existen entre las propuestas escritas que el candidato envió el martes 8 al foro “10 preguntas por la educación”, y las declaraciones que hiciera el sábado 12 ante maestros de Oaxaca, donde aseguró que, de ocupar la silla presidencial, cancelará la reforma educativa. “En menos de 36 horas el mismo candidato planteó dos visiones de país completamente distintas e incompatibles. ¿A cuál de estos dos Andrés Manuel le deberíamos creer? ¿Al Andrés del jueves (sic) o al del sábado en la plaza pública?”, preguntó Alexandra Zapata, directora de Educación e Innovación Cívica en el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). Ante la prensa, los representantes de la iniciativa –que agrupa a más de 100 organizaciones– señalaron que existen al menos cuatros posiciones distintas pronunciadas por el aspirante a la Presidencia en los temas que tienen que ver con el nuevo modelo educativo, las modificaciones a la Ley del Servicio Profesional Docente, la autonomía estatal en materia educativa y la intervención en la dinámica del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). En la lectura de un comunicado, Zapata Hojel sentenció que López Obrador emitió un discurso “incompatible” con sus propuestas iniciales, mismas que “parecerían de un sexto candidato”, afirmación tras la que aseguró que dichos comentarios no tienen “otro sentido que declarar miedo injustificado y sin sustento entre el magisterio” “¿Quiere López Obrador regresar al pasado en el que las plazas se heredaban o vendían al mejor postor?”, cuestionó. En su oportunidad, Francisco Landeros, presidente de la organización Suma por la Educación, hizo un llamado al representante presidencial de Morena-PT-PES a dejar en claro su posición. “¿Quiere eliminar todos los elementos de la transformación educativa que se han dado estos últimos años, o únicamente quiere eliminar el tema de la evaluación educativa? Porque no lo ha dejado en claro”, insistió. Posteriormente, dijo cualquiera de estas posturas representarían un “grave retroceso”, pues se perdería la “motivación de los docentes a la promoción de nuevas oportunidades”, la cultura de la evaluación, la generación de información y miles de recursos públicos ya invertidos. “Se trata de crear un futuro desde ahora y no postergarlo por cuestiones ajenas a la educación, como son las ambiciones electorales”, acusó. En la conferencia estuvieron presentes Marco Tulio Mendoza de la Unión de Padres de Familia; Alejandro Almazán, de Únete; David Calderón, de Mexicanos Primero, y Milagros Fernández, expresidenta ejecutiva del Instituto de Fomento e Investigación Educativa. Despilfarro de la SEP En el acto las organizaciones también calificaron de “despilfarro” el uso de recursos que en materia educativa ha hecho la Secretaría de Educación Pública (SEP) para la promoción de la reforma educativa en detrimento de otros programas. Marco Fernández, de México Evalúa, criticó que la autoridad federal y las estatales han hecho acciones que no contribuyen a la “correcta” implementación de la reforma educativa. Fernández cuestionó que, con este “tipo de acciones, flaco favor se hace a la credibilidad de los esfuerzos educativos que se hacen en la materia”. Posteriormente, enlistó una serie de irregularidades que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha encontrado en programas “clave de la reforma”, como son el gasto de más de 4 mil millones de pesos para la estrategia de comunicación, en el programa de desarrollo profesional docente, así como el recorte de 72% de los recursos destinados al programa de inclusión educativa. “Cuando uno observa todo este recuento de problemas en el ejercicio de los recursos públicos en materia educativa, se tiene que reconocer de manera enfática la necesidad de hacer ajustes de tuercas sustantivos para tener credibilidad en la materia”, reprochó.