El exportero Adolfo Ríos, junto con expanistas y expriistas en el cierre de AMLO en Querétaro

domingo, 24 de junio de 2018
QUERÉTARO, Qro. (proceso.com.mx).- Hace seis años, Adolfo Ríos, apodado en su auge cómo “el arquero de Cristo” asumió la vicepresidencia deportiva de los Gallos Blancos de Querétaro, obtuvo presencia en la comunidad y, finalmente, decidió entrar a la vida política y hoy es candidato a la presidencia municipal. Hoy fue anfitrión de Andrés Manuel López Obrador, en un cierre de campaña que, sin pretensiones multitudinarias, se planteó llenar la Plaza Guerrero, un arbolado jardín del Centro Histórico, y lo consiguió con unos 5 mil asistentes. En el estado donde el panista Ricardo Anaya inició su carrera política, Adolfo Ríos recuerda que los queretanos ya intentaron la alternancia y nada cambió. “Hay una necesidad grande pero está por llegar el tiempo... este tiempo que viene en el que habrá un grupo de gente que llegará a gobernar y cumplirá con cubrir la gran necesidad”, dice Ríos. En torno al presidencial y Adolfo Ríos, están los candidatos al Senado, a diputados federales y locales, presidentes municipales, algunos de ellos, no excentos de polémica. Al Senado, va la magistrada Celia Maya y el exrector de la universidad estatal, Gilberto Herrera, este último con una propuesta de campaña que en su ímpetu justiciero se auto imprime, por irrealizable, la condena: Hay que penalizar la demagogia, que el que prometa y no cumpla vaya a la cárcel, suele ofertar, a su legalmente irrealizable planteamiento. Jorge Arturo Lomelí, candidato a presidente municipal de San Juan del Río, militante del PAN y se sumó a la campaña del priiista Roberto Loyola a la gubernatura en 2015. Destaca la candidata a diputada local, Teresa Calzada, hermana del exgobernador, exsecretario de Agricultura y actual candidato a senador suplente, José Calzada. Y así, la lista sigue entre expriistas o expanistas que hoy se han decantado por entrar a la coalición “Juntos Haremos Historia”, pero es Adolfo Ríos, hasta hace poco dirigente estatal del PES, quien funge como único orador y abre el acto a López Obrador. *** Cuando se visita Nuevo León, la base petista suele recuperar las consignas de lucha de izquierdas; Puebla las reedita porque el candidato a gobernador  estimula su coreo... pero en Querétaro ni las consignas quedan y si acaso, la histórica, “es un honor estar con Obrador” resuena de vez en cuando. —¿Y cómo se decidió a entrar en política? —se le pregunta al exfutbolista. —Los tiempos de Dios son perfectos y este es el momento de hacer llegar el mensaje de lo que creemos... sin mezclar la fe porque se gobierna para todos pero guiados por lo que creemos —responde. Junto a él, el dirigente nacional del PES, Hugo Eric Flores Cervantes, cuenta que Ríos y él se conocieron como cristianos. “Adolfo es un hombre muy inteligente, preparado y muy carismático”. Como se sabe, en buena medida, las postulaciones de su partido surgieron de los templos, asunto que por cuestión de agenda, provocó breves reclamos al presidencial que hoy están anulados. La conversación ocurre antes de iniciar el acto. Flores Cervantes se propone viajar a Cuernavaca al cierre de campaña de Cuauhtémoc Blanco, candidato al gobierno de Morelos. —¿Por qué El PES lleva a dos ídolos futbolísticos como candidatos? —Con Cuauhtémoc fue un proceso diferente. Una regidora del PES nos reunió, lo estaban golpeando mucho y tenía muchos procesos judiciales encima. Asumimos su defensa y ganamos todo. Tiempo después, formalizó su ingreso al partido. El PES es, como Morena, una fuerza emergente. Apenas inició su participación electoral en 2015 y, a una semana de la jornada comicial, se perfila a ganar espacios inclusive por encima de lo que hasta hace poco era cuarta fuerza, el PRD, pues si las encuestas no mienten, se quedará con la gubernatura de Morelos y será cuando menos cuarta fuerza legislativa. Flores Cervantes es cauto. No entra al detalle, pero celebra que hoy, el exrector de la universidad pública de Morelos, Alejandro Vera, declinó por Blanco y esperan más adhesiones en estos días. *** López Obrador es fanático del béisbol, lo practica y conoce nombres de jugadores y récords. El futbol, es el deporte de los hijos, pero en estos días de campaña suele felicitar, ver y celebrar los resultados de la Selección Mexicana que compite en Rusia. Hoy, en la tierra de su competidor más próximo según las encuestas, Ricardo Anaya, López Obrador apresura el mensaje. Habla menos porque hoy, explica, tiene programados cuatro actos: va a León Guanajuato y a Guadalajara, Jalisco. Pero no tiene referencia a Anaya, que parece tener en contra un sector del propio panismo queretano, donde su influencia es disminuida que ni siquiera su excolaborador, candidato a diputado, Felipe Macías, parece destacar.