La Fiscalía de Puebla descarta móvil político en asesinato de edil electo de Napalucan

martes, 4 de septiembre de 2018
PUEBLA, Pue., (apro).- La Fiscalía General de Puebla informó que el asesinato del presidente municipal electo de Napalucan, Félix Aguilar Caballero, no tiene que ver con su actividad política. La dependencia abrió una carpeta de investigación en la que se establecieron varias indagatorias, pero ninguna está relacionada con su actividad política “dado que la información y datos que se tienen hasta el momento, descartan esa posibilidad”. De acuerdo a información difundida por la Secretaría de Seguridad Pública estatal se habían iniciado investigaciones contra Aguilar Caballero a partir de denuncias que lo vinculaban con actividades ilícitas, como el robo de combustibles y a trenes, por lo que la dependencia apunta a un posible ajuste de cuentas como móvil del crimen. El alcalde electo fue interceptado por dos sujetos que se trasladaban en una camioneta blanca a la altura del kilómetro 2+300 de la carretera estatal Nopalucan-Soltepec. El cuerpo de Aguilar Caballero quedó en el interior de un carro modelo Jetta color rojo con placas de Puebla. El ahora occiso se había desempeñado como elemento de la Policía Judicial del Estado y hace unos días participó en una manifestación ante el Congreso local contra el uso de bombas antigranizo por parte de la planta automotriz Volkswagen. En otro hecho, también fue asesinado de tres balazos, Apolonio Casimiro Abundio, hermano del exalcalde panista de Palmar de Bravo y quien en los pasados comicios volvió a contender postulado por el blanquiazul al mismo cargo. Vive Puebla ola de violencia contra candidatos y funcionarios electos En el marco de las pasadas elecciones, Puebla fue una de las entidades donde se registró mayor número de asesinatos de simpatizantes, promotores, aspirantes a candidaturas o candidatos, así como de funcionarios electorales. Previo a los comicios fueron asesinados Germán Villalba, aspirante a candidato a la Presidencia de Zacatlán; José Jairo García Oliver, aspirante a una diputación local por Huejotzingo; Aarón Varela Martínez, precandidato de Morena a la alcaldía de Santa Clara Ocoyucan y Gustavo Gómez Álvarez, candidato del PRI a la alcaldía de Francisco Z. Mena. También, en plenas campañas, fueron ejecutadas la candidata a diputada local por el distrito de Huauchinango por el PVEM, Juana Iraís Maldonado Infante, y la regidora del municipio Juan Galindo, Erika Cázares, tras haber participado en un acto de campaña. Igual fueron asesinados durante el período electoral José Efraín García, Alcalde de Tlalnepantla; el promotor de Morena en el municipio de Venustiano Carranza, Constantino de Jesús Mundo, así como los activistas contra los llamados proyectos de Muerte Manuel Gaspar Rodríguez y Adrián Tilihuit. Asimismo, fue encontrado sin vida en Veracruz, Juan Ojeda González, ex alcalde de Zihuatehutla y padre de quien era candidato del PAN a alcalde de ese mismo municipio poblano, Abimael Ojeda Iglesias. El día de la jornada electoral, se registraron cinco homicidios. Dos militantes del PRI fueron asesinados por panistas durante una trifulca en Chignahuapan, Mientras que en San Andrés Cholula fueron ejecutados con armas largas Gabriel Arcos y Vicente Tolama, identificados como sobrino y cuñado del presidente municipal de esa localidad, Leoncio Paisano Arias. Luego de los comicios fueron asesinados Carlos Domínguez Molina, exdirector de Seguridad Pública de Teziutlán y parte del equipo de trabajo de Carlos Peredo Grau, alcalde electo en ese municipio; además de Jaime Augusto Moreno Segreste, quien fungía como presidente del Consejo Municipal del Instituto Estatal Electoral (IEE) en el municipio de Oriental. También el 7 de agosto fue encontrado sin vida el alcalde de Naupan, Genaro Negrete Urbano, quien ya tenía un mes secuestrado.

Comentarios