López Obrador pide a EU respetar la soberanía de México

jueves, 3 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - El presidente Andrés Manuel López Obrador demandó al gobierno de Estados Unidos respetar la soberanía de México y negó que Petróleos Mexicanos (Pemex) quiera tomar el control del yacimiento de crudo Zama, cuya producción comparte con la petrolera estadounidense Talos Energy, y se encuentra en el Golfo de México. Lo anterior lo dijo luego de que ayer el Departamento de Estado del gobierno de Donald Trump consideró como “perturbadora” la posibilidad de que Pemex quite el control operativo del campo petrolero al consorcio privado liderado por Talos Energy. “No tienen información. Y también, o sea, con todo respeto, no porque es el Departamento de Estado lo saben todo”, contestó en su conferencia de este jueves. López Obrador aseguró que su gobierno no está revisando ningún contrato de exploración y de perforación de petróleo que se haya otorgado a partir de la Reforma Energética. “Pero, ¿no están pidiendo tener el control operativo de ese yacimiento que ya lo tiene una empresa privada?”, se le preguntó. “No, es un yacimiento que se comparte con Pemex y no hay ningún problema, es cosa de que se informen bien. Además, con todo respeto, la verdad, la verdad, con todo respeto, ¿por qué interviene el Departamento de Estado?”, dijo el mandatario. El tabasqueño dijo que hay vías institucionales para ese tipo de aclaraciones: “Lo tendría que hacer a través de Relaciones Internacionales (sic), y pedirnos información; o sea, tienen que actuar con respeto a nuestra soberanía. Y, además, no es cierto, nosotros no cometemos ninguna arbitrariedad”. Por otro lado, el mandatario federal informó que se hizo una “renovación completa” en Pemex internacional. Sin precisar la fecha, comentó que se reunió el Consejo de Administración y se cambió a 10 directivos, “empezando por el director general, por los de arriba”. Explicó que los cambios se hicieron con el objetivo de “limpiar” el organismo, pues había personal que llevaba ahí casi 30 años. “Se convirtió en una sociedad anónima. Imagínense, una empresa que vendía, no, vende y compra petróleo, todo el petróleo crudo, un millón de barriles diarios, fijan los precios mediante fórmulas y deciden a quién vender y compran todo, y estaban distantes completamente del gobierno”.