Por celos profesionales lo han denostado en Médica Sur, denuncia el anatomopatólogo Jorge Albores

martes, 8 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Considerado el mejor anatomopatólogo y el mejor investigador médico nacional por el Ranking Web of Universities, el doctor Jorge Albores Saavedra considera que ha sido denostado y afectado en sus derechos laborales, civiles y humanos por parte del presidente del Consejo Administrativo del Hospital de Alta Especialidad Médica Sur, el gastroenterólogo Misael Uribe Esquivel. En entrevista con Apro, el doctor Albores Saavedra narra su historia y enfatiza categórico: “Nos vamos a ajustar a la verdad, no vamos a decir ni una sola mentira”. Miembro de la Academia Nacional de Medicina y de la Academia de la Investigación Científica, con estudios en la Universidad de Texas, en Houston, y en el M.D. Anderson Cancer Center, el profesor e investigador de tres universidades de medicina norteamericanas considera que el hostigamiento sufrido en Médica Sur se debe a celos profesionales. Recuerda que fue el propio Uribe Esquivel quien lo invitó a trabajar en Médica Sur hace 11 años --el 11 de agosto de 2008-- como director de Anatomía Patológica. Y en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se desempeña como investigador en anatomía patológica y profesor de posgrado, impartiendo las cátedras de Anatomía patológica y Patología oncológica. En mayo de 2019 Albores Saavedra informó a Uribe Esquivel que le había sido otorgado el primer lugar como investigador médico en el Ranking Web of Universities y en el SIN-GS de los perfiles de Google-Scholar de 2018, publicado en enero de 2019. “Fue una opinión basada en los parámetros internacionales utilizados por las mejores universidades norteamericanas para evaluar a los investigadores científicos. Pensando que esta información le iba a interesar y a dar gusto, le mandé un mail al doctor Uribe, pero reaccionó negativamente, debido a que en la lista de los mejores 100 investigadores médicos de México no estaba incluido ninguno de Médica Sur, excepto yo. Después me dijo: ‘Por cierto que se han quejado de tu trabajo de diagnóstico y te voy a mandar una carta donde voy a decirte que ya no puedes hacer trabajo de diagnóstico’”, indicó Albores Saavedra. El 2 de agosto, Octavio González Chon, director general médico de Médica Sur, le envió una carta al jefe del Departamento de Anatomía patológica, refiriéndole cinco casos por los que el doctor Albores Saavedra quedaba inhabilitado para la lectura y diagnóstico de material histológico. Se señaló que únicamente podría examinar las muestras externas que le sean referenciadas directamente. Ahí también se mencionó que el trato al doctor Albores Saavedra deberá estar sujeto “a la cordialidad y al respecto que a su condición corresponde y debe ser transmitido a todos los médicos patólogos, técnicos, personal administrativo y secretarial que se encuentre a su cargo”. A partir de esa carta inició el bloqueo laboral. “Los casos en los que supuestamente me equivoqué incluyen un ejemplo de linfoma mediastinal de células grandes b complicado con una neumonía causada por pneumosistis carinii. Otro es un germinoma intracraneano y otro más un carcinoma mamario poco diferenciado en una mujer adulta. El cuarto caso correspondió a una hepatitis autoimmune, ya que, según la gastroenteróloga a cargo de la paciente, las alteraciones de laboratorio en la paciente eran compatibles con ese padecimiento”, afirma. De igual manera, recuerda que el doctor Uribe bajó al laboratorio de anatomía patológica a examinar los cortes histológicos del caso y frente a los residentes afirmó que la gastroenteróloga había cometido errores y que la interpretación histológica estaba equivocada. La paciente abandono Médica Sur porque consideró que el comportamiento de Uribe había sido poco profesional. “Deseo subrayar aquí que los doctores Chong y Uribe desconocen la metodología diagnóstica utilizada en estos cuatro padecimientos”, añade Albores. Asimismo, dice, Uribe carece de adiestramiento y de conocimientos para diagnosticar histológicamente hepatitis auto inmune. De hecho, al hacer esto, está usurpando la función que corresponde al anatomopatólogo. Según Albores Saavedra, Uribe se arrepintió de mandarle la carta cuando le dijo: “Vas a cometer un delito”. Cuatro días más tarde recibió la carta prometida, pero estaba firmada por el director general médico de Médica Sur, el anestesiólogo Octavio González Chong. El 4 de septiembre de 2019 le enviaron otra misiva a Albores Saavedra, en la que se le informó la terminación del convenio de colaboración celebrado por él y la Fundación Clínica Médica Sur A. C., el 15 de diciembre de 2018, con el fin de reconocerlo como parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), otorgándole derechos y obligaciones ante la Fundación por su calidad de beneficiario del SNI. “Por lo anterior, a partir del mes de septiembre de 2019 ya no se efectuará la trasferencia electrónica a su cuenta bancaria por el apoyo económico que desde 2015 se le ha otorgado mensualmente”, señaló Médica Sur. Pero, de acuerdo con Albores Saavedra, ese depósito comenzó en 2008, no en 2018, y ese incentivo le fue otorgado originalmente por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), no por la fundación Médica Sur. “Deseo dejar claro que ninguno de los investigadores de Médica Sur ha recibido una carta como la que recibí yo, por lo que su afirmación de que ‘debido a las restricciones presupuestarias que se han presentado este año, a partir de esa fecha se da por terminado el convenio de colaboración y la Fundación Médica Sur’, no es creíble”, indica. El 3 de septiembre de 2019, el doctor Albores Saavedra requirió notarialmente a González Chon que continuara enviándole material para sus investigaciones y su actividad docente, lo reintegrara a sus labores y se abstuviera de atentar “contra su dignidad, afectando sus derechos laborales, sus sentimientos, decoro, honor, reputación y la consideración que de él tienen los demás. Que informe la metodología o forma que lo llevó a la conclusión de inhabilitarlo, le complete el pago de sus emolumentos y se continúe pagando en los mismos términos que con anterioridad se la hacía”. De igual manera, “que aclare por qué mencionan un caso que no le fue asignado y por lo tanto no diagnosticó. Y que especifique si existieron quejas de los pacientes o medios tratantes de los referidos casos o si algún paciente fue lesionado por sus diagnósticos”. Carlos Pinto Hajj, defensor legal de Albores Saavedra, considera que los doctores Uribe y González Chon podrían haber incurrido en hechos y actos ilícitos que causan daño moral al doctor Albores conforme al artículo 1916 del Código Civil y también atentan en contra de su dignidad; que la carta del 2 de agosto de 2019 es incluso discriminatoria al especificar que lo traten “como a su condición corresponde”, sin aclarar si se refieren a su gran capacidad ética y profesional o a su edad de casi 85 años o a la falsa atribución de errores diagnósticos. Todas las denostaciones contra el doctor Albores Saavedra no le fueron notificadas e incluso uno de los casos por los que se le acusa no fue diagnosticado por él como anatomopatólogo, añade. El doctor Albores Saavedra es una reconocida eminencia médica entre sus colegas. Trabajó 25 años en Estados Unidos, donde adiestró a 192 patólogos, entre norteamericanos, europeos, asiáticos y orientales, y ha recibido reconocimientos nacionales e internacionales. Por ejemplo, en abril de 1980 el entonces presidente José López Portillo le entregó el Premio de Ciencias Elías Souraski, otorgado por el Fondo de Fomento Educativo, y en marzo de 1982 la UNAM lo nombró “universitario sobresaliente”. Además de que la Universidad de Texas Southwestern Medical School le entregó dos cátedras honoríficas subvencionadas, el 8 de septiembre de 2011 la Universidad de Nuevo León le otorgó la distinción académica “doctor honoris causa”, y en 2007 el gobierno de Chiapas le otorgó el Premio Chiapas en Ciencias. Es autor de 10 libros, nueve de ellos escritos en inglés y uno en español. También elaboró 62 capítulos para libros o monografías, y ha publicado 330 trabajos científicos que han recibido 18 mil cien citas en revistas científicas internacionales, por sólo citar algunos ejemplos de su prolífica carrera científica y académica.

Comentarios