Derechos humanos deben estar en el centro de las políticas migratorias: ONU

miércoles, 18 de diciembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emplazaron a los Estados a poner en el centro de las políticas migratorias los derechos humanos, y combatir los discursos de odio. En un pronunciamiento fechado en Ginebra, el relator especial sobre los Derechos de los Migrantes, Felipe González Morales, y el presidente del Comité de Naciones Unidas sobre Trabajadores Migratorios, Can Ünver, lamentaron que los temas de seguridad estén siendo utilizados “de forma incorrecta” para criminalizar a las personas en situación de movilidad y a quienes los apoyan.
“Si bien la seguridad puede ser una preocupación legítima e invocada como justificación para las limitaciones a ciertos derechos humanos, no debe conducir a la criminalización de la migración o de quienes apoyan a los migrantes”, reiteraron.
En el contexto del Día Internacional de los Migrantes, los expertos agregaron que las preocupaciones sobre la seguridad de los Estados no deben anular los derechos humanos de los migrantes, de manera particular entre los más vulnerables, incluidos aquellos que se encuentran indocumentados e irregulares. En ese sentido, pidieron “combatir el discurso de odio contra los migrantes”, ya que provoca “la estigmatización y criminalización, y tiene un grave impacto negativo en la relación de sus derechos humanos”. Los especialistas también hicieron un llamado a implementar de manera efectiva el Pacto Mundial sobre Migración, que fija lineamientos de respeto a los derechos humanos de mujeres, hombres, niñas y niños, en todo el proceso de migración. Tras señalar que, con la cooperación de la ONU y la sociedad civil, entre otros grupos, los Estados podrán implementar el Pacto Mundial, González y Ünver resaltaron la necesidad de buscar alternativas a la detención de migrantes. También instaron a los Estados a ratificar la Convención sobre Trabajadores Migratorios para complementar el Pacto Mundial, que “se basa firmemente en las normas internacionales de derechos humanos, en particular la convención”. “Uno de los aspectos clave del enfoque de la migración basado en los derechos humanos es garantizar que los temas de género sean colocados en el centro de las políticas, de modo que se promueva la igualdad de género y que todas las normas, políticas y prácticas que sean desarrolladas tengan en cuenta la situación de las mujeres y niñas migrantes”, consideraron lo expertos de la ONU. En materia de migración en México, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) expuso que en un año la detención de personas en el contexto de movilidad pasó de 131 mil 445 en 2018 a 169 mil 932 en 2019, lo que representó un incremento de 23%. En un comunicado, el organismo resaltó que entre los motivos de la migración se han identificado “la pobreza, la desesperanza, la reunificación familiar, y, cada vez más, la violencia social, incluida la familia”. Del total de personas detenidas este año, la CNDH resaltó que, según datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, 48 mil 753 son menores de edad, de los cuales 22 mil 550 se encontraron en condición no acompañada, mientras que el año pasado las proporciones fueron de 28 mil 238 niñas, niños y adolescentes detenidos, de los cuales 10 mil 417 eran no acompañados. La CNDH se sumó al reclamo de los expertos de la ONU de pedir a las autoridades competentes dar “respuestas adecuadas para preservar el respeto a la dignidad humana de las miles de personas que permanecen o cruzan el territorio nacional”, y recordó que México ha firmado compromisos internacionales, como la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de los Trabajadores Migratorios y de sus familiares, adoptada por la Asamblea de la ONU en su resolución 45/158, de diciembre de 1990. Al mencionar casos graves de atención a migrantes, como la muerte de la niña guatemalteca en una estación migratoria, este año, la CNDH resaltó que “el Estado mexicano tiene el gran reto de ser congruente con su postura internacional y asumirla con responsabilidad, así como combatir en México los discursos que promueven el racismo y la xenofobia, y buscar un trato igualitario y de equidad para todas las personas en territorio nacional”. De igual manera, urgió a las autoridades a retomar las recomendaciones que formuló en su informe especial “Situación de las estaciones migratorias en México, hacia un nuevo modelo alternativo a la detención”, publicado en noviembre pasado, en el que advertía sobre la necesidad de que se estableciera “un modelo alternativo a la detención migratoria, garante del respeto a los derechos humanos de todas las personas en contexto de migración, sin importar su origen”.

Comentarios