Respuesta a "Ebrard, su cuñada y Banco Azteca construyen el futuro… en Honduras"

domingo, 4 de octubre de 2020

Ciudad de México, a 4 de octubre de 2020

Señor Director, En relación con el texto “Ebrard, su cuñada y Banco Azteca construyen el futuro… en Honduras”, publicado en la página 18 de su última edición, me permito realizar los siguientes comentarios y precisiones:
  • El Gobierno de México impulsa los programas “Jóvenes Construyendo el Futuro” y “Sembrando Vida” en Honduras y El Salvador para generar empleos y mayores niveles de bienestar en la población de Centroamérica. Ambos programas se apegan a la visión del presidente Andrés Manuel López Obrador, según la cual, la solución de fondo al fenómeno migratorio es el fomento del desarrollo económico y social en las zonas de origen, así como reforzar el desarrollo y hermandad de nuestra región centroamericana. Lo anterior, en consonancia con los compromisos de nuestro país con el Plan de Desarrollo Integral El Salvador-Guatemala-Honduras-México, preparado por la CEPAL, y el Pacto Mundial para la Migración, Segura, Ordenada y Regular.
  • Al igual que ocurre con los programas sociales que ejecuta el Gobierno de la República en territorio nacional, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), órgano desconcentrado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) privilegió, en el diseño de cooperación con Centroamérica, la transferencia directa de recursos a las personas, con el fin de maximizar los beneficios de los programas.
  • Para ello, tras haber firmado sendas cartas de intención con los Gobiernos de El Salvador y Honduras, la AMEXCID, de la mano del Banco de Bienestar, evaluó en ambos países la mejor opción de socio financiero para la dispersión de recursos. La elección de los bancos de Fomento Agropecuario, en El Salvador, y Azteca, en Honduras, fue realizada por la AMEXCID tras un proceso riguroso de evaluación, con criterios técnicos, logísticos y económicos. La decisión fue comunicada al Comité Técnico del Fondo México donde hay representantes de las secretarías de Gobernación, Hacienda, Relaciones Exteriores y la propia AMEXCID.
  • En el caso específico de Honduras, Banco Azteca resultó la institución financiera más barata, con la mayor penetración y cobertura a nivel nacional, teniendo sucursales en todos sus departamentos, con horarios de operación de lunes a domingo, fundamental para que las y los beneficiarios puedan acceder a sus servicios, en su mayoría de pequeñas localidades rurales, capacidad de la que carecían otras opciones evaluadas. Adicionalmente, el resto de las instituciones financieras consideradas, como Banco de la Atlántida, Ficohsa y Promérica, no ofrecieron la misma penetración ni el mismo número de sucursales que la propuesta ganadora, al igual de que incluían un costo adicional para los beneficiarios. En ese sentido, para la implementación de del programa Jóvenes Construyendo el Futuro es necesario que cuenten con una cobertura de seguridad social, que ante la imposibilidad de ser cubierta por las instituciones de salud de Honduras, fue Banco Azteca la única institución financiera que ofertó poder proporcionar un seguro de gastos médicos para dichos beneficiarios.
  • Banco Azteca fue elegido con base en criterios de precio y capacidades técnicas. Este último punto fue explicado a su reportero, vía telefónica, aunque éste decidió omitirlo en su reportaje.
  • La señora Viviana Bueso Asfura participó en firma de los convenios referidos en su calidad de gerente general de Banco Azteca Honduras, donde laboraba con antelación. La señora Bueso Asfura es una reconocida ejecutiva del ámbito financiero en Honduras. En su juicio de valor, el reportero considera que Bueso Asfura tiene “magra experiencia en el sector bancario” a pesar de contar con una trayectoria previa de ocho años en HSBC, de donde se retiró por maternidad antes de reiniciar su carrera, y un máster en el SBS Swiss Business School.
  • Los convenios celebrados con ambos bancos son públicos, nunca han sido confidenciales. Poco después de ser firmados, como marca la normatividad, fueron colocados en el portal de transparencia de la AMEXCID.
  • El proceso de cooperación con Centroamérica es revisado por la Auditoría Superior de la Federación, a solicitud de la propia Cancillería, según un convenio de colaboración firmado el 13 de septiembre de 2019.
  • Su reportero juzga como “hecho extraño” que recursos de cooperación para el desarrollo hayan sido reasignados para la compra de ventiladores y otros insumos médicos para hacer frente a la pandemia de covid-19. Lo extraño hubiera sido no hacerlo en plena emergencia sanitaria y contando con facultades legales para ello.
Con base en el artículo 6º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y su ley reglamentaria en materia de derecho de réplica, le ruego tenga a bien publicar esta respuesta en el mismo espacio donde fue publicado el reportaje referido, incluyendo de manera digital. Atentamente Daniel Millán Valencia Director General de Comunicación Social de la Secretaría de Relaciones Exteriores

Respuesta del reportero:

Señor Director, En sus “comentarios”, Daniel Millán, vocero de la Cancillería, no desmiente ningún elemento ni hecho publicados en el reportaje “Ebrard, su cuñada y Banco Azteca construyen el futuro… en Honduras”, publicado en la edición 2292, actualmente en circulación. Todo el trabajo está sustentado en documentos y hechos probados. Cabe señalar que, antes de publicar el reportaje, envié dos cuestionarios al señor Millán: uno para la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y otro para la AMEXCID; estos cuestionarios contemplaban una serie de preguntas concretas sobre el tema que nos ocupa. En respuesta, el señor Millán mandó dos documentos que describían aspectos del programa de cooperación de México en Centroamérica –que no se le pidió--, pero no contestaba una sola pregunta de los cuestionarios, entre ellos sobre el papel de Ebrard en el otorgamiento del convenio a Banco Azteca Honduras, dirigido por su cuñada Viviana Bueso Asfura. Ahora bien, respecto a sus comentarios, aclaro lo siguiente: El reportaje no cuestiona en sí que la AMEXCID eligiera a Banco Azteca para distribuir los recursos de sus programas sociales en Honduras, ni tampoco se enfocó en los criterios técnicos. Ahora bien, en uno de los cuestionarios previos a la publicación, se le preguntó de manera explícita a la AMEXCID por qué había elegido a Banco Azteca y bajo qué criterios. En los dos documentos que la Cancillería –a través del señor Millán-- envió en respuesta a los cuestionarios no se contestaron estas preguntas. La información que el vocero de la Cancillería expone en su carta pudo estar en el reportaje, de hecho se le pidió de manera explícita, pero no lo quisieron en su momento. Según el señor Millán, Viviana Bueso Asfura, gerente general de Banco Azteca Honduras y cuñada del canciller Marcelo Ebrard Casaubón, es una “reconocida ejecutiva del ámbito financiero en Honduras”. Sin embargo, según su propio currículum en LinkedIn –que está citado en el reportaje--, ella estuvo entre 2004 y 2012 como “responsable de producto” en HSBC y en los siguientes dejó el sector del banco por motivos privados. Es cierto que la señora Bueso Asfura trabajaba en Banco Azteca Honduras “con antelación” a la firma de los convenios; de hecho, si no fuera así no los hubiera firmado. Entró a trabajar a Grupo Salinas en febrero de 2019, y en octubre de ese año fue elevada al frente del banco en Honduras. En otras palabras: cuando firmó los convenios, tenía apenas seis meses de “antelación” en el cargo. Los convenios sí son públicos –mas no fáciles de encontrar--; sin embargo, ni la Cancillería, ni el Banco de Bienestar, ni la AMEXCID, ni Banco Azteca hicieron público el convenio cuando celebraron los convenios. En efecto, es un “hecho extraño” que, a los días de ser notificado de su pronta extinción, un fideicomiso cuyo propósito consiste en promover obras y proyectos de desarrollo en Centroamérica destine por más de 600 millones de pesos a conceptos ajenos a su propósito: uno era para la “Entrega de Apoyos Alimentarios a personal necesitado a causa del desempleo generado por la emergencia sanitaria del covid-19 en los estados de Quintana Roo y Baja California Sur”, y para la iniciativa “Todos Juntos contra el Covid-19”. De nueva cuenta, el reportaje de Proceso no tomó a la Cancillería ni a su vocero de sorpresa: en los cuestionarios se les preguntó sobre los destinos precisos de estos recursos millonarios, y no hubo respuesta. Saludos, Mathieu Tourliere

Comentarios