Morena: un año de litigios, riñas, confrontaciones… todo lo que la encuesta debía evitar

martes, 6 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador propuso a Morena, hace más de un año, elegir a sus dirigentes mediante encuesta “para evitar confrontaciones y pleitos”, pero desde entonces sólo ha habido riñas e inagotables litigios que, se prevé, no cesarán ni con el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que validó la encuesta que está en curso. Y es que el proyecto del magistrado presidente del TEPJF, Felipe Fuentes Barrera, inicialmente preveía anular la encuesta que ordenó realizar al Instituto Nacional Electoral (INE) para presidente y secretario general de Morena, cuyo levantamiento está en curso entre el 2 y el 8 de octubre y cuyos resultados dará a conocer el sábado 10, en cumplimiento de la sentencia que le ordenó… el TEPJF. Finalmente, en una sesión a puerta cerrada, el TEPJF sólo validó lo que había resuelto el 20 de agosto, pese a lo cual los conflictos prevalecen. https://www.proceso.com.mx/651801/tepjf-recula-y-valida-encuesta-del-ine-para-elegir-dirigencia-de-morena El origen de lo que parece un galimatías jurídico, que puso en manos ajenas la decisión de elegir la presidencia y secretaría general del partido político Morena, fue la falta de acuerdo entre los grupos y el desacatamiento de la recomendación de López Obrador, su líder máximo. El 29 de agosto de 2019, López Obrador recomendó encuestas hacer encuestas para elegir a dirigentes y candidatos, tal como él lo hizo cuando fue su presidente nacional: “Es mi opinión, que no es más que un punto de vista, para evitar confrontaciones, pleitos, que afecten la imagen de Morena, porque la gente que está en ese partido, así como militantes de otros partidos, siempre se preocupan porque su partido no quede mal, que no sean motivo de escándalos”. Esta recomendación la hizo López Obrador después de que Morena emitió la convocatoria al III Congreso Nacional, el 17 de agosto, cuando había problemas internos por la exclusión de militantes del padrón interno. Y el TEPJF anuló la convocatoria, el 30 de octubre, precisamente porque el padrón no era de fiar y se incumplió con la credencialización que el propio partido estableció en sus estatutos, por lo que se afectó el derecho de las personas al sólo permitir participar a quienes se afiliaron antes del 20 de noviembre de 2017. Yeidckol Polevnsky, secretaria general en funciones de presidenta, así como Mario Delgado y Alejandro Rojas, estuvieron de acuerdo en anular el proceso y sustituir la elección de congresistas nacionales por el de la encuesta, pero la única que se inconformó fue Bertha Luján. “Todos aquellos que insistieron todos los días en echar abajo el padrón, el proceso electoral de Morena, son cómplices de este atropello y ellos están dentro de Morena, los tenemos que denunciar porque fueron el piso por el cual estos señores caminaron a este terrible laudo del tribunal”. En ese entonces,Delgado amagó con retirarse de la contienda interna ante un “proceso corrupto, manchado por la corrupción”, porque avalar un proceso así daría como resultado “una presidencia espuria”. Fue el inicio de un año de puros litigios, que siguió con la cancelación, el 24 de noviembre, del VI Congreso Nacional Extraordinario. Repentinamente, el 26 de enero, ya de este 2020, se convocó a un Congreso Nacional Extraordinario, sin el aval de Polenvsky, que eligió a Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente de Morena por sólo cuatro meses, sólo con el propósito de convocar a una nueva elección. Sin embargo, pese a que en marzo se emitió la convocatoria para la elección, la pandemia obligó a la suspensión, y el 29 de junio se emitió la tercera convocatoria al III Congreso Nacional y el TEPJF ordena que la elección sea a más tardar el 31 de agosto. Sin embargo, la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena revoca la convocatoria del 29 de junio y es hasta 4 de agosto cuando se emite la cuarta convocatoria. Ramírez Cuéllar solicitó al TEPJF una prórroga para la celebración del Congreso Nacional, que es rechazada y, por ello, el tribunal ordena que se realice una encuesta nacional abierta a simpatizantes y militantes para elegir a presidente y secretario general. El 31 de agosto, el INE aprobó un cronograma para realizar dos encuestas, la primera “de conocimiento” para disminuir el número de candidatos, que generó inconformidades, y la segunda, que ahora se realiza, para definir al presidente y secretario general. Pero, según el proyecto de sentencia del magistrado Barrera Fuentes, la elección que el mismo TEPJF quedaría sin efecto, a más de un año de la recomendación que hizo López Obrador de elegir dirigentes por encuesta.