El peso registra el peor desplome desde el 'error de diciembre” de 1995

martes, 31 de marzo de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El peso perdió el 25% de su valor frente al dólar en el primer trimestre del año, lo que significa el peor desplome no visto desde el llamado “Error de diciembre”, cuando la moneda se devaluó poco más del 33% en los primeros tres meses de 1995, ya cuando el régimen cambiario se cambió a libre flotación. En la presente semana, el billete verde se oferta en niveles superiores a los 24 pesos en sucursales bancarias, mientras que a partir de marzo fue que la divisa mexicana empezó a perder su valor con más fuerza ante la rápida propagación del covid-19, de acuerdo con el análisis del Banco Base. “El número de contagios creció exponencialmente y los gobiernos alrededor del mundo implementaron medidas de contención que han implicado el cierre de negocios, la caída del sector turismo, el cese de vuelos internacionales en varios países y el cierre de algunas fronteras”, señaló el análisis. Lo anterior, acotó, elevó la percepción de riesgo sobre aquellos países más sensibles a los choques económicos, como las economías emergentes y en particular México, que ya se había contraído 0.1% en 2019 ante la implementación de medidas de política económica poco ortodoxas que afectaron principalmente la inversión. Por lo anterior, advirtió, es probable que la economía mexicana se contraiga entre 3 y 5% durante 2020, quedando abierta la puerta a un deterioro mayor. Precios del crudo impactan El peso también se vio impactado por una caída importante de los precios del petróleo. El WTI registró un retroceso trimestral de 67%, cotizando en 20.15 dólares por barril, mientras que la mezcla mexicana de exportación cotizó en un mínimo de 10.37 dólares por barril, nivel no visto desde febrero de 1999. En este entorno, el Banco Base señaló que “los menores precios del petróleo fueron consecuencia de una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia, países que dejaron de cooperar en la OPEP y se enfocaron en inundar el mercado”. “Los menores precios del petróleo implican un riesgo para Pemex y para las finanzas públicas de México, lo que derivó en un recorte a las calificaciones crediticias de la deuda soberana y de Pemex por parte de S&P Global, ubicándolas en ‘BBB’, a dos nodos de perder grado de inversión”, puntualizó. Aunado a lo anterior, se comenzó a observar una salida moderada de capitales del país. De su nivel máximo en el año el 21 de febrero, la tenencia de valores gubernamentales por parte de extranjeros acumuló un retroceso de 140.6 mil millones de pesos al 20 de marzo, lo que equivale a una disminución de 6.3%. “A pesar de esto, la salida de capitales ha estado limitada por la rápida depreciación del peso mexicano, lo que dificulta la liquidación de posiciones de extranjeros en instrumentos en pesos. Hacia adelante, persiste el riesgo de más salidas de capitales, a medida que se dé a conocer el impacto económico del coronavirus, lo que probablemente derive en recortes adicionales a la calificación crediticia de México y Pemex”, adelantó el análisis elaborado por Gabriela Siller. Real brasileño y rand secundan al peso No solo el peso tuvo una caída significativa en el primer trimestre del año, sino también divisas como el real brasileño, que se depreció 29%, siendo la mayor caída trimestral desde el cuarto trimestre de 2002; mientras que el rand sudafricano se depreció 27.2%, el mayor retroceso trimestral desde el cuarto trimestre de 2001. También las divisas de economías avanzadas como el dólar canadiense y la libra esterlina se depreciaron 8.5% y 6.4% trimestral respectivamente, caídas no vistas desde 2015 para el dólar canadiense y 2016 para la libra, de acuerdo con el Banco Base. Así el panorama, el análisis adelantó que “en abril, los mercados financieros seguirán atentos al avance de la pandemia del coronavirus particularmente en Estados Unidos y en economías emergentes. Asimismo, serán claves los datos económicos de crecimiento para el primer trimestre, pues será la evidencia del impacto inicial de la pandemia en China y en Europa.