Trabajadores del IMSS ante el Covid-19: 'Yo cuido a mis pacientes, ¿quién me cuida a mí?”

martes, 31 de marzo de 2020 · 10:20
LEÓN, Gto., (apro).- “Yo cuido a mis pacientes, ¿quién me cuida a mí?”, decía en letras negras sobre la cartulina blanca que sostenía en lo alto un trabajador del Hospital de zona 58 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en esta ciudad, catalogado como uno de los dos de esta institución receptores para pacientes contagiados del coronavirus Covid-19 en el estado. En el patio del acceso a este hospital, un motivo reunió a unas cien personas que trabajan en este hospital: doctoras, enfermeros, recepcionistas, intendentes, técnicas en rehabilitación, auxiliares de enfermería, empleadas administrativas, personal de urgencias y pediatría: el miedo. Decidieron hablar de todo y no hubo manera de silenciarlos ni de ocultarlo. Alguien avisó a medios y, delante de los teléfonos con varias transmisiones en vivo, mujeres y hombres de prácticamente todas las áreas del hospital 58 explicaron sus preocupaciones y las carencias.  Hablaron de la falta de estrategia y de previsión para separar y aislar las áreas destinadas a los pacientes con el coronavirus que se reciben y se recibirán, una vez que el contagio comunitario y el número de casos lleve a la temida fase 3 de la contingencia de salud. En esta, hasta ahora la protesta más grande ocurrida en hospitales de Guanajuato por la exigencia de insumos de protección, el personal habló ante el coordinador de prevención de la delegación del IMSS en el estado, Guillermo Nava, y el representante del sindicato, Luis Alberto Martínez. La directora, Rosalinda Orozco, salió por unos minutos, reclamó que se le grabara, dio la vuelta y se metió al edificio.
“Si se colapsó el sistema de países de primer mundo, qué podemos esperar nosotros…esperamos situaciones difíciles, complicadas; queremos colaborar, ser proactivos, pero necesitamos organizarnos; necesitan escucharnos para poder hacer estrategias. No podemos revolver pacientes, están llegando pacientes de urgencias por esta área, hay que trasladarlos, y si viene un infectado entre ellos ya contaminó a todos y todo el trayecto”, fue el panorama general que se escuchó de una trabajadora. [caption id="attachment_623958" align="aligncenter" width="566"] Los trabajadores de la salud se quejan de la calidad de los materiales. Foto: Especial[/caption]
Incertidumbre en el frente de batalla
Así, durante unas dos horas uno tras otro los trabajadores describieron las circunstancias en las que trabajan durante esta emergencia y la incertidumbre ante lo que les espera como trabajadores del sistema de salud, la primera línea, el frente de batalla.
“Qué tristeza que apenas nos digan que este es un hospital receptor, apenas ayer me mandaron la información -reclamaba en tono contrariado un médico que ponía por delante sus 28 años de servicio-. Que la (clínica) T1 no lo sea, la 21 que estamos del mismo tamaño, está bien, pero la falta de informaron no se vale. O que nos den este tipo de cubrebocas, ¿o usted se lo pondría, doctor?”.
Y entonces, el médico sostuvo frente a sí un pequeño triángulo de tela casi transparente, mismo que después dejó caer al piso.
“¿Con qué nos estamos defendiendo? Nos mandan al SPPSTIMSS (Servicios de prevención y promoción de la salud para trabajadores del IMSS) porque estamos diabéticos, hipertensos, tenemos más de 28 años trabajando para el IMSS. “Pero ‘no doctor, está usted muy bien, ándele, sígale’ -continuó el médico, cada vez más exaltado-. ¿Es la forma como vamos a trabajar, como se respeta al compañero que tiene más de 28 trabajando para el Seguro Social? Les demostré que estaba diabético y no les importó, que me descompensé en la prueba de esfuerzo y no les importó. Y todavía me dicen: ah, no te habíamos informado que tu hospital es receptor”.
Esta fue una queja repetida; el personal ignoraba que éste sería un hospital receptor para la atención prioritaria de casos por la pandemia.
Los de limpieza, discriminados
Un empleado de intendencia apela a las circunstancias laborales que lo colocan, asegura, en el mismo riesgo que el resto de sus compañeras y compañeros:
“Estamos todos juntos y somos todos iguales; a los de limpieza nos discriminan (pero tenemos) las mismas necesidades; nosotros limpiamos camas, baños, necesitamos equipo, material”.
Las peticiones se van acumulando en una larga lista: ser escuchados, contar con protocolos; tener insumos de protección, “pero no cubrebocas, necesitamos mascarillas y goggles”; aislar áreas específicas del hospital con algo más que una cinta amarilla; llamar a personal que cubra a quienes han sido enviados a sus casas por ser mayores de 60 años o padecer alguna enfermedad crónica o respiratoria “porque falta gente”. Que se les informe, que no se les oculten las cosas.
¿Dónde están los insumos?”.
A duras penas, el representante de la delegación y el del sindicato logran acallar por un rato la retahíla de inquietudes. Ofrecen revisar la existencia de insumos en el almacén, trabajar con todo el personal en la capacitación, reunirse con directivos para establecer más protocolos e informarlos.
“Es muy grande el problema en el país y en todo el mundo -les comienza diciendo el representante sindical-, vamos a tener bronca, pero tenemos que estar muy al pendiente todos de que nos den lo necesario para poder protegernos”.
Guillermo Nava asegura que ya están haciendo las gestiones, que la adquisición de insumos es difícil porque “todo mundo está demandándolos en todo el mundo”, que además para este hospital se necesitará un número importante porque esta unidad va a recibir a un número considerable de pacientes.
“Situación completamente atípica. No podemos ni siquiera comparar a lo que sucedió en la pandemia de la influenza”, comparó.
Pero ambos son interrumpidos por una mujer, quien hace ver que desde hace semanas otras instancias del sector salud, como la Secretaría estatal o el ISSSTE comenzaron a brindar capacitación y protocolos a su personal. “Y a nosotros no”, marca la diferencia. “Sabían que este hospital iba a ser receptor de este tipo de pacientes”. Porque no sólo hay carencia de equipo, sino de información sobre cómo usar el que sí tienen.
“Esto no viene de un mes, de ocho días; ya sabían que iba a pasar esto, entonces ¿dónde están los insumos? Yo me compré mis goggles porque los que tienen aquí no sirven”.
Otra mujer hace notar que se ha improvisado la delimitación de algunas áreas sólo con una cinta amarilla, “como si el virus supiera leer”, mientras el personal debe entrar y salir de las áreas aisladas y pasar a otras.
“El primero que nos trajeron en ambulancia venía con dos pacientes y dos familiares; no se les dio seguimiento, si uno dio positivo ahí ya contagió a cuatro o cinco -recordó-. No hay protocolo, la realidad es que no estamos listos para lo que se nos viene encima. Si ahorita que está empezando no teneos insumos, no tenemos con qué trabajar, cómo piensan hacerlo cuando entre fase 3, porque es inminente que entre la fase 3”.
Riesgo de contagio
Otra trabajadora narró que el viernes llegó al hospital una niña como caso sospechoso del coronavirus Covid-19, cuya madre resultó contagiada: “Hizo todo un regadero por el primer piso con los compañeros que toman signos, con las asistentes. Nosotras tenemos que recoger las tarjetas y nos dicen (los derechohabientes) que no tenemos ni cubrebocas, ni siquiera nos dan gel”. Una auxiliar de enfermería del tercer piso tuvo que estar desplazándose por el hospital para recoger los materiales para el área definida en ese piso para pacientes de COVID-19; “no hay jeringas, no hay equipos, no tienen ni siquiera los medicamentos adentro. Yo que estoy afuera no recibí (máscara) N95, la tuve que estar pidiendo. Estoy en contacto con mis compañeros, no se vale”. Pasaron a hablar también trabajadoras sociales, personal de rehabilitación, nutricionistas, de oncología.
“Estamos en el campo de batalla”, dijo una de ellas. Otra describió que, en Querétaro, en un hospital receptor pusieron un tráiler afuera para hacer el triage. “Hay una ruta por donde va a pasar el paciente, no tiene que estar contaminando por todas las áreas. Acá, el fin de semana tuvimos el problema de que a los pacientes que están contaminados se les iba a hablar para darles información. Nadie les habló, los familiares anduvieron por toda la unidad esperando quién les daba información”.
Una terapista de rehabilitación expuso que recibió la indicación de que en su área se habilite una zona de espera para pacientes de urgencias.
“(Son pacientes) que no saben si tengan o no tengan (el coronavirus) y ahí mismo están nuestros pacientes todavía recibiendo tratamiento. Considero que no es una opción. Los pacientes que no sabemos si tengan o no (el contagio) hacen todo el recorrido, esperan junto con nuestros pacientes”. Y cuando pidieron cubrebocas, su jefe directo les dijo lo que ya esperaban oír, que no son personal de riesgo y no están expuestos.
Preocupación
Otros empleados compartieron preocupaciones más personales, familiares. “¿Si nos llegamos a infectar la incapacidad es como riesgo de trabajo?”, preguntó un hombre. “Sí, como riesgo de trabajo. Sin problema alguno”, respondió el representante sindical. Entonces resurgieron los murmullos. “Pero una persona (fue) incapacitada por probable contagio desde el jueves y es por enfermedad general, no le aceptaron lo otro”, comentó alguien del círculo. En el grupo, alguien revela que, si bien una persona aislada debe permanecer en un cubículo cerrado, en el caso de los pacientes probables de Covid-19 tienen a tres en cada cubículo. Una enfermera del área de urgencias dice que desde hace más de seis meses “aquí no hay guantes, cubrebocas. Nosotras compramos para protegernos. Andamos por todas las áreas, somos primer contacto…”. Todos coinciden en una cosa:
“Nos da miedo porque nadie nos dice, nadie nos informa, nadie nos explica. Tenemos todo aquí para que se haga lo mejor posible, nadie ha dicho que no queremos trabajar, hemos dicho que nos den material… Si somos el único hospital que va a recibir (pacientes de) Covid-19 que nos cuiden. Que inviertan dinero en nosotros. No queremos bata, queremos traje. No queremos N95, queremos la de cien por ciento”. [caption id="attachment_623959" align="alignnone" width="660"] El Hospital de zona 58 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Guanajuato. Foto: especial[/caption]
Te recomendamos: Guanajuato cuenta con 200 espacios para posibles casos graves de coronavirus