Artista plástico y dos médicos rediseñan barrera contra el covid-19

viernes, 10 de abril de 2020 · 23:20
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La emergencia por el coronavirus también une a la gente alrededor del mundo para buscar soluciones que hagan frente a la enfermedad. En México, donde la falta de los insumos más básicos está poniendo en riesgo al personal de salud, todos los días, en los hospitales donde dan servicio, un artista plástico y dos médicos se juntaron para rediseñar una barrera de protección que sería usada cuando tienen que intubar a pacientes con covid-19. Ricardo Atl, artista y escultor, y los médicos anestesiólogos Amanda Saraí Ghenno Hernández y Oscar Castrejón Islas, de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa), tomaron como base la caja de aerosol que diseñó el médico taiwanés Lai Hsien-yung durante la pandemia, la mejoraron para adaptarla a sus necesidades y luego liberaron los planos de uso libre para que cualquiera pueda construir su propia caja. “Queríamos adaptarla para quirófano, para el anestesiólogo, que es quien más va a hacer estas intubaciones”, cuenta en entrevista la doctora Ghenno Hernández. “Sentíamos que a la caja original le faltaba altura para poder maniobrar, nos faltaba otro orificio para poder meter las mangueras del ventilador, vimos que era un poco inestable y que al momento de maniobrar se podía caer”, añade. Hicieron una investigación detallada, varias mejoras, probaron la caja en el hospital en el que trabajan y luego la compartieron en internet para que cualquier trabajador del sistema de salud pueda replicarla. [caption id="attachment_625401" align="aligncenter" width="660"]La barrera de protección que sería usada cuando los médicos tienen que intubar a pacientes con covid-19. Foto: Especial La barrera de protección que sería usada cuando los médicos tienen que intubar a pacientes con covid-19. Foto: Especial[/caption] De acuerdo con los especialistas, la intubación es justo el momento de mayor riesgo de infección, pues los pacientes están anestesiados, pero pueden soltar pequeñas gotas cuando les abren la boca, incluso toser y hasta vomitar. El departamento de anestesiología del Boston Medical Center evaluó la caja de aerosol del doctor Lai Hsien-yung y concluyó, utilizando luz ultra violeta, que la saliva del paciente se queda en las paredes de la caja. “Es un procedimiento que tiene que hacerse a la primera para evitar aerosoles, que son las secreciones del paciente, y evitar así que se contamine el quirófano”, explica la médica. La caja es de acrílico y para construirla se necesita una hoja de tres milímetros, que cuesta entre mil 700 y dos mil pesos, pero como es reutilizable, sólo se tiene que lavar con jabón y luego hipoclorito. “La idea es que sea barata y fácilmente reproducible”, abunda el doctor Castrejón. “No queremos hacer negocio con esto, sino liberar el proyecto en internet para que tenga acceso cualquiera y que lo pueda mandar a hacer con su fabricante de confianza, el que más barato les cobre, y lo hagan”, remata la doctora Ghenno Hernández. El artista Ricardo Alt compartió los planos del prototipo con una licencia Creative Commons y abrió una campaña en www.patreon.com/RicardoAtl/ para obtener recursos y donar cajas a los hospitales y clínicas que lo requieran. “Vamos a tener que aprender a vivir con el coronavirus, este es un virus que ya no se va a ir, y ojalá que encuentren vacuna, a manera de controlarlo, y que solo aparezca en ciertos periodos, como el HN1N1, la varicela y el sarampión. Ojalá sea igual, pero vamos a tener que aprender a vivir con el coronavirus, y esta caja es una herramienta sin ningún fin de lucro, excepto el que los hospitales puedan tener un sistema de protección para los médicos”, finaliza Castrejón.  

Otras Noticias