México, el país más peligroso para periodistas en 2019 en América

martes, 21 de abril de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - México sigue siendo el país del continente más peligroso para la prensa con 10 periodistas asesinados en 2019, según la clasificación de la libertad de prensa 2020 de Reporteros Sin Fronteras (RSF). “El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no ha logrado frenar la espiral de violencia contra los periodistas ni poner fin a la impunidad en que permanecen los crímenes cometidos contra ellos”, apunta la organización no gubernamental. El reporte señala que en el país persiste la colusión de políticos corruptos y autoridades, sobre todo locales, con el crimen organizado, lo que amenaza gravemente la seguridad de los periodistas. Mientras que, en el ranking general de libertad de prensa de RSF, México subió una posición, al pasar del 144 el año pasado al lugar 143 este año, de 180 países. Si bien representa un ligero avance en la libertad de prensa mexicana, el país todavía está en una “situación difícil” respecto al resto del mundo, apenas un par de lugares arriba de naciones como Venezuela (147), Honduras (148) y Rusia (149). Además, Reporteros Sin Fronteras ve un deterioro generalizado en la situación de libertad de prensa en América Latina. "El ambiente en el que trabajan los periodistas de América Latina es cada vez más complejo y hostil", señala y añade, "quienes abordan temas delicados sufren cada vez más presiones, violencia e intimidaciones". La organización también observa que a las agresiones físicas a los periodistas en Latinoamérica se suman las campañas de acoso en internet, “emprendidas por ejércitos de troles y por simpatizantes de los regímenes autoritarios”. “En este oscuro panorama, abundan los desafíos que se deben superar para que la situación de la libertad de prensa mejore en América Latina de forma significativa y durable. Mientras la prensa de la región no cuente con instituciones democráticas sólidas que garanticen la seguridad de los periodistas y apoyen el desarrollo de los medios de comunicación, estos se verán obligados a reinventarse, a encontrar nuevas soluciones y alternativas”, apuntan en el documento. Por último, RSF muestran preocupación por una correlación ente la represión de la libertad de prensa registrada durante la crisis del coronavirus y el lugar que ocupan los países en la clasificación mundial de la libertad de prensa. Señala por ejemplo que China (177) e Irán (173), epicentros de la pandemia, establecieron dispositivos de censura masivos, mientras que Irak (162) suspendió la licencia de la agencia Reuters por tres meses, luego de publicar una nota que cuestionaba las cifras oficiales de casos de Covid-19. “Los gobiernos autoritarios ven en la crisis sanitaria la oportunidad de aplicar la famosa ‘doctrina del shock’: aprovechar la interrupción de la vida política, la consternación de la población y el debilitamiento de los movimientos sociales, para imponer medidas que sería imposible adoptar en condiciones normales”, denunció Christophe Deloire, director general de RSF. “Para que esta década decisiva no sea catastrófica, la gente de bien, sea quien sea y se encuentre donde se encuentre, tiene que movilizarse para que el periodismo pueda cumplir la función esencial de ser un ‘testigo solvente’ para las sociedades”, añadió.

Comentarios