Coneval advierte sobre medidas 'insuficientes” de la 4T y aumento de pobreza por pandemia

lunes, 11 de mayo de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Consejo Nacional para la Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social (Coneval) calificó de “insuficientes” las medidas lanzadas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para alivianar los estragos económicos de la pandemia de covid-19 en la población más vulnerable, pues estimó que “ninguno” de los 19 programas y acciones de desarrollo social que el presidente estableció como prioritarios “se dirige explícitamente a la población en situación de pobreza”. Aparte, estimó que la caída de entre 9 y 10 millones de mexicanos en pobreza, y de 6 y 11 millones en pobreza extrema por ingresos obligará al gobierno a invertir de manera masiva en el sector social y a encontrar 137 mil 288 millones de pesos adicionales respecto a 2019 –con un presupuesto total de 293 mil 816 millones de pesos-- para incorporarlos en sus programas sociales, ello en plena caída “histórica” de los precios del petróleo, el cual provoca que “las finanzas públicas y la capacidad de respuesta de México se ven comprometidas”. Ante ello, consideró necesaria una “reforma fiscal progresiva” para garantizar el financiamiento de los programas sociales existentes y poner en marcha otros –sugirió consolidar la “pensión universal mínima de retiro e invalidez financiada con impuestos generales” e instaurar un “seguro de desempleo contributivo”, una “renta básica ciudadana” o un “piso mínimo solidario”--, pero también exhortó a cancelar “proyectos no prioritarios en esta coyuntura”, sin precisar cuáles. En un informe publicado hoy, el Coneval también señaló que, entre los 19 programas que López Obrador definió como “prioritarios” en su decreto del pasado 23 de abril, no hay una acción dirigida a la población que perdió o perderá su empleo durante la emergencia –ello a pesar de que se aumentaría la tasa de desempleo entre un 3.3% y un 5.3%–, y observó que “algunas de las medidas anunciadas por el Gobierno Federal, podrían ser insuficientes para llegar a toda la población que se verá afectada”. El Coneval señaló otro problema: para enfrentar la crisis, el gobierno necesita destinar una “mayor proporción del presupuesto público” para la población más vulnerable; sin embargo, hasta el momento sigue sin contar con un padrón único de beneficiarios que “permita diseñar estrategias articuladas”, y el famoso “Censo del Bienestar” levantado por personal del partido Morena presenta “diversas inconsistencias”. “En 2020, México enfrenta esta crisis en condiciones de vulnerabilidad. Entre otros factores, destacan la alta prevalencia de diabetes y enfermedades cardiovasculares, la precariedad laboral, problemas de acceso al agua y de hacinamiento que impiden la adopción generalizada de medidas preventivas y múltiples brechas de acceso a derechos sociales: salud, alimentación, educación, vivienda y seguridad social”, planteó el informe. Además de la precaria situación social, el informe señaló que la pandemia golpeó un país cuyo crecimiento se “estancó” en 2019 –en realidad, el PIB se redujo en un 0.1%-- y, partiendo de cifras conservadoras –una caída del PIB de entre 2% y 6%, cuando las estimaciones oficiales establecen un derrumbe de entre -3.9% y -9.6%--, estimó que la tasa de pobreza laboral –es decir, el porcentaje de trabajadores cuyo ingreso es inferior a la línea de pobreza-- podría dispararse de 37.3% a 45.8%. A la par, advirtió que “es inminente esperar impactos negativos en el empleo y, por lo tanto, en el ingreso de los hogares, por lo que es indispensable entender el comportamiento de la vulnerabilidad que trae consigo la crisis toda vez que, los efectos del desempleo afectarán de manera desproporcionada a los pobres y a los estratos más vulnerables de ingresos”, e insistió en que el incremento del desempleo desencadenará la pérdida de las prestaciones laborales de los trabajadores despedidos, agravando el ya escaso acceso de la población mexicana a la seguridad social. El Coneval simuló dos escenarios de crisis: en el primero se provoca una “caída generalizada en el ingreso”, y en el segundo, el ingreso se derrumba de manera más pronunciada en los hogares en pobreza urbana; en ambos casos, señaló, la cifra de pobreza y de pobreza extrema crece en el país, ya que personas con ingresos medios pierden sus salarios y caen en una situación de pobreza por ingresos. Sin embargo, observó que los programas vigentes en la actual administración entregan sus apoyos “priorizando por la población vulnerable a partir del grado de marginación y en los ámbitos rurales, dejando de lado el criterio de priorización por situación de pobreza y en especial el ámbito urbano”. “Las diferentes crisis económicas que México ha enfrentado en el pasado han puesto en evidencia que, a pesar de ser un país de ingreso medio, los altos niveles de pobreza y desigualdad acentúan la vulnerabilidad social frente a choques económicos adversos, afectando casi invariablemente a la población históricamente en desventaja”, insistió.

Comentarios