Quédate en México

ACNUR reprueba el programa “Quédate en México” para solicitantes de asilo en Estados Unidos

Estados Unidos y México anunciaron el jueves algunos ajustes a esta política denominada Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), no obstante, a pesar de los mismos, la política no cuenta con el apoyo de la agencia de la ONU que vela por los derechos de los refugiados.
viernes, 3 de diciembre de 2021

GINEBRA (apro).- El Alto Comisionado de la ONU para Refugiados (ACNUR) se mostró en contra del programa conocido como “Quédate en México” (Remain in Mexico) para solicitantes de asilo en la frontera sur de Estados Unidos, quienes deben permanecer en territorio mexicano mientras su solicitud es tramitada, una política instaurada por el gobierno del expresidente Donald Trump y que de acuerdo con ACNUR no cumple con los protocolos de protección de los migrantes en búsqueda de refugio.

Estados Unidos y México anunciaron el jueves algunos ajustes a esta política denominada Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), no obstante, a pesar de los mismos, la política no cuenta con el apoyo de la agencia de la ONU que vela por los derechos de los refugiados.

“Claro que vimos el anuncio, desde un principio hemos expresado nuestras serias preocupaciones sobre el restablecimiento de los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés) y su impacto en la seguridad de las personas solicitantes de asilo y su derecho al debido proceso’’ dijo a Proceso Boris Cheshirkov portavoz del ACNUR.

“El anuncio de los ajustes a esta política que hemos visto no son suficientes para abordar nuestras preocupaciones fundamentales. Nunca hemos estado involucrados en la implementación de los protocolos de protección al migrante y no apoyaremos el restablecimiento de esta política”, remarcó ACNUR.

Al respecto el Alto Comisionado Filippo Grandi dijo en su cuenta Twitter que los desafíos del asilo y la migración en la frontera entre Estados Unidos y México son complejos y difíciles.

“Viajando por México, El Salvador y Guatemala, he observado los desafíos causados por las expulsiones de centroamericanos de los EE. UU. Bajo el Título 42, que a menudo resultan en deportaciones en cadena que pueden exponer a las personas a graves riesgos. Apelo de nuevo para que terminen estas expulsiones”, dijo Grandi.

“En Tijuana, agregó Grandi en Twitter, observamos la compleja dinámica en la frontera entre Estados Unidos y México. Es una situación difícil, pero estos flujos PUEDEN abordarse de manera que se proteja la seguridad y se respeten los derechos de las personas refugiadas y migrantes”, afirmó.

“Las soluciones se pueden encontrar a través de la cooperación regional, recursos adecuados y políticas prácticas, efectivas y humanas que respeten los derechos y principios. Los muros no son la solución. El ACNUR seguirá trabajando con ambos gobiernos en respuestas y soluciones”, argumentó.

Mecanismo regional México-CA

Al concluir una visita de 10 días en México, El Salvador y Guatemala el Alto Comisionado para Refugiados hizo un enérgico llamado para la creación de un mecanismo regional que ayude a ampliar, coordinar y crear sinergias entre los diferentes programas, políticas e iniciativas que aborden la magnitud y complejidad sin precedentes de los movimientos de población en México y Centroamérica.

“En lugar de levantar muros para contener a las personas, tenemos que estabilizar a quienes se desplazan creando las condiciones necesarias para que no tengan que irse y para que quienes tengan que irse encuentren lo que necesitan más cerca de casa”, explicó Grandi en un comunicado emitido en Ginebra.

“Lo que necesitamos es un mecanismo regional que genere sinergias entre los diversos programas, alianzas, plataformas y foros existentes que intentan abordar las causas estructurales de la movilidad humana y buscar soluciones”, abundó.

Una serie de causas económicas, sociales y humanitarias interconectadas, que incluyen la falta de oportunidades, la inseguridad provocada por las pandillas y el crimen organizado, los estragos de la pandemia de covid-19 y los efectos del cambio climático, han desencadenado el desplazamiento de casi un millón de personas en México y Centroamérica.

Además, las personas migrantes y solicitantes de asilo procedentes de zonas más al sur y del Caribe transitan cada vez más por Centroamérica. Este año, más de 100 mil hombres, mujeres, niñas y niños han cruzado de Colombia a Panamá a través de la selva del Tapón del Darién, mientras que, durante los primeros seis meses de 2021, México recibió el tercer mayor número de solicitudes de asilo del mundo.

“México y Guatemala no son solo países de tránsito, sino que cada vez más, son lugares donde las personas refugiadas y migrantes encuentran seguridad y acceso a oportunidades”, comentó Grandi.

“En estos dos países he visto ejemplos de generosidad, una cálida acogida y auténticos esfuerzos para que las personas refugiadas formen parte del tejido social y económico. También conocí a muchos refugiados que están trabajando felizmente, estudiando y contribuyendo de muchas maneras diferentes a sus comunidades de acogida”.

ACNUR trabaja con los gobiernos, la sociedad civil y otros socios para fortalecer los sistemas de asilo en México, Guatemala y otros países de Centroamérica, y aboga por alternativas migratorias para quienes las necesitan.

El martes 30 de noviembre, el Alto Comisionado participó en la 4ª reunión anual del Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS), un foro que reúne a Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Panamá, con el objetivo de coordinar las respuestas regionales y nacionales dirigidas a mitigar las causas profundas del desplazamiento forzado, dando respuestas efectivas a las necesidades de protección de las personas desplazadas, solicitantes de asilo, refugiadas y retornadas con necesidad de protección, y facilitar la búsqueda de soluciones duraderas.

“El MIRPS ha sido un motor de iniciativas en la agenda para abordar el desplazamiento y las situaciones de refugiados en la región, aunando esfuerzos para responder a las necesidades de protección y al mismo tiempo contribuir a la estabilización de estos flujos”, señaló Grandi.

“Hay muchas iniciativas y proyectos locales excelentes en la región”, resaltó Grandi. “Son muy importantes y necesarios porque muestran lo que se puede lograr, pero por sí solos no son suficientes. Para hacer la diferencia tenemos que reproducirlos, ampliar su alcance e interconectarlos. Tenemos que ampliar la respuesta y esto requiere una participación mucho más activa de los actores de desarrollo, las instituciones regionales, las instituciones financieras internacionales, las agencias de las Naciones Unidas y la sociedad civil”.

Durante su visita, el Alto Comisionado se reunió con los Presidentes de El Salvador y Guatemala, sin embargo, Grandi no se reunió con el presidente de México Andrés Manuel López Obrador “debido a que la reunión no pudo ser programada”, explicó el ACNUR a este semanario.

Comentarios