Onésimo Cepeda sobre las bodas gay: "¡son una estupidez!"

martes, 22 de diciembre de 2009

MÉXICO, D.F., 22 de diciembre (apro).- Onésimo Cepeda, obispo de Ecatepec, calificó hoy como una “estupidez” la modificación legal que, en el Distrito Federal, permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.

         “Se me hace una estupidez, se me hace que eso no es un matrimonio. Puede ser una unión de convivencia, pero nunca podrá ser un matrimonio”, dijo el prelado, en el marco de una ceremonia cívica a José María Morelos y Pavón.

         Explicó que, al no poder procrear hijos, dos personas del mismo sexo jamás podrán formar un verdadero hogar: “Eso no es un matrimonio por una sencilla razón: no pueden formar un hogar porque no pueden tener hijos.”

         Por su parte, Manlio Fabio Beltrones, coordinador del PRI en el Senado de la República, calificó a la reforma como una “acción de avanzada”, pero no consideró pertinente que se extienda a nivel nacional.

         “La Asamblea del Distrito Federal está tomando una acción de avanzada y habremos de respetar estas decisiones, que son elementalmente de respeto a los derechos humanos”, dijo.

         --¿Podría realizarse una reforma al Código Civil para que aplique en todos lados? –se le preguntó.

         --Estoy más que convencido que con el avance en el Distrito Federal tenemos suficiente. Ya tienen dónde vivir.

         --¿Impulsará una reforma en la materia?

         --No la propondría. A mí ni me perjudica ni me beneficia—contestó.  

         Mientras que Luis González Placencia, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), pidió a la Iglesia católica abstenerse de sus discursos incendiarios en contra de la reforma, ya que estos juicios sólo generan discriminación.

         “Hay que tener cuidado de que estas expresiones no impliquen discriminación a otros”, dijo el ombudsman capitalino, en referencia a la postura dada a conocer por la Arquidiócesis de México, donde dice que es “una aberración” este tipo de uniones, puesto que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”.

         González Placencia aclaró que, a diferencia de la Iglesia, la CDHDF siempre ha apoyado los matrimonios entre personas del mismo sexo, por lo que representa un avance la reforma en el Distrito Federal.

         “Esto es un avance sustancial en el horizonte de los derechos humanos. Si las personas heterosexuales pueden contraer matrimonio, no hay razón para impedirlo a quienes tienen una orientación sexual distinta”, dijo el ombudsman.

         La controvertida reforma provocó posiciones encontradas en el Congreso de la Unión, donde el senador panista Guillermo Tamborrel señaló que “es una reforma aberrante e irresponsable, con un tufo electorero. Ignora los derechos de la infancia”.

         En respuesta, la diputada perredista Enoé Uranga le dijo al panista que era un homófono y un enfermo:

         “Según la ONU, un homófono es un enfermo. Y según la ley de nuestro país es un discriminador. Si no tuviera usted fuero, yo lo demandaría. Pero le tengo  una buena noticia, la homofobia es curable… y usted tiene recursos para el tratamiento.”