Pierde GDF su primera demanda por Ley de Extinción de Dominio

jueves, 24 de junio de 2010

MEXICO, D.F., 24 de junio (apro).- El gobierno del Distrito Federal (GDF) fracasó en su intento de sumar a su patrimonio inmobiliario por la vía de la extinción de dominio un hotel ubicado en la delegación Cuauhtémoc, donde presuntamente operaba una red dedicada a la trata de personas.

Y es que la juez Primero de lo Civil, María Elena Golguera González, consideró improcedente la enajenación del inmueble de cuatro niveles y 260 metros cuadrados, ubicado en Bernal Díaz del Castillo, número 17, en el perímetro de las colonias Guerrero y Buenavista, en la delegación Cuauhtémoc.

Dicho inmueble había sido asegurado en octubre pasado por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), tras un operativo relacionado con una averiguación previa por el delito de trata de personas.

La Fiscalía de Procesos en lo Civil de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) presentó la demanda de extinción, con los supuestos de que en dicho hotel se cometían delitos como la trata de personas y corrupción de menores, entre otros.

La juez María Elena Golguera González determinó que no se pudo acreditar que el dueño de ese hotel, Manuel Estévez, de 67 años de edad, tuviera conocimiento de las presuntas actividades ilícitas que ahí se cometían.     Por ello, la juez determinó que no resulta procedente la enajenación del hotel y, en consecuencia, ordenó que le sea devuelto a su legítimo dueño.

En conferencia de prensa, la titular de la Fiscalía en Delitos Sexuales de la PGJDF, Juana Camila Bautista Rebollar, anunció que apelarán la decisión de la juez, al afirmar que existían elementos suficientes para acreditar la comisión de esos ilícitos en el hotel “Estaciones”.

Sostuvo que tienen evidencias que permiten presumir que las víctimas fueron coaccionadas por familiares de los dueños para alterar sus declaraciones, y que el propietario sí tenía pleno conocimiento de las actividades de trata de personas que ahí se realizaban.

Tras la apelación, corresponderá a una sala superior en materia civil revisar la resolución del juzgado de primera instancia.

Comentarios