Paleteros de Iztapalapa narran el crimen de su hermano

miércoles, 12 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Fastidiados por los malos tratos que recibían y los problemas que causaba en el vecindario su hermano Fernando Fidencio, un exconvicto, María de los Ángeles y Victoriano José Castro Rodríguez decidieron poner fin a su pesadilla y optaron por asesinarlo, con la ayuda de un conocido que se encuentra prófugo. Enrique Humberto Priego Chávez, fiscal de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal en Iztapalapa, cuenta en entrevista que el crimen lo cometieron en abril pasado y que desde entonces mantuvieron oculto el cadáver en una nevera que utilizaban para almacenar las paletas que vendían. Con base en los dichos de María de los Ángeles y Victoriano José, el funcionario refiere también que Fernando Fidencio los maltrataba, rompía vidrios, los agredía para tener conflictos y asediaba sexualmente a una sobrina. Además, añade que les exigía dinero todo el tiempo porque no trabajaba y lo necesitaba para comprar droga. Según el fiscal capitalino, María de los Ángeles explicó que el día de los hechos platicaba en su casa con un amigo cuando su hermano Fidencio le asestó un golpe en la mano con un machete. Entonces, su amigo lo sometió y ella comenzó a apuñalarlo. Ya en el piso su amigo siguió lesionándolo hasta matarlo. Para no ir a la cárcel decidió, con el consentimiento de su hermano Victoriano, guardarlo en la nevera que utilizaban para almacenar las paletas que vendían. “¿Quién lo iba a reclamar?, ¿quién iba a preguntar por él? Nadie, toda la vida huérfanos. ‘A quién le interesaba la vida de mi hermano, a nadie, ni un tío a nadie, inclusive hasta a ellos les robaba sus carros, llantas. ‘Quién iba a reclamar un cuerpo de él?”, dijo María de los Ángeles. Debido a que el cuerpo permaneció congelado seis meses hasta el momento no se le ha podido realizar la necropsia de rigor. La policía encontró en la casa de los hermanos, ubicada en la delegación Iztapalapa, un boquete donde pretendían enterrarlo. María de los Ángeles declaró que Fidencio abusó de varias niñas en la colonia La Purísima, por lo que pidió a las víctimas y a sus familiares presentar una denuncia.

Comentarios