La Supervía no se detendrá: Ebrard

miércoles, 6 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 6 de abril (apro).- Sin personalizar, el jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), Marcelo Ebrard, denunció hoy que existe interés en frenar las obras de construcción de la Supervía, aunque advirtió de antemano que eso no va a ocurrir.

Indicó que únicamente se suspenderán los trabajos en el polígono en donde la Procuraduría  Federal del Ambiente (Profepa) detectó irregularidades de orden administrativo cometidas por la empresa que trabaja en ese frente de obra, entre las cuales destacan la ausencia de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) y el permiso para derribar más árboles de los originalmente marcados.

"Creo que hay mucho interés en detener la obra por diferentes motivaciones, y estoy seguro que a algunas personas les encantaría. Simple y llanamente ha sido muy largo el proceso jurídico, el Gobierno de la Ciudad ha presentado sus argumentos en todos los casos", dijo.

Agregó que la Profepa está pidiendo a la Secretaría de Obras y particularmente a la empresa que presente una manifestación respecto a un polígono y que así se hará.

"El resto de la obra continuará su ritmo como estaba programado", expuso al término de la inauguración de "Zona MACO 2011", feria de arte contemporáneo de Latinoamérica que se presenta en el Centro Banamex en el Hipódromo de las Américas.

Por la mañana, el secretario de Obras del GDF, Fernando Aboitiz, minimizó los efectos de la resolución emitida por la Profepa, en el sentido de suspender un tramo de las obras de construcción de la Supervía Poniente que se encuentra ubicado en la delegación Álvaro Obregón.

En declaraciones a W Radio, el funcionario capitalino sostuvo que dicha resolución no retrasará el programa de obras de la controvertida megaobra vial.

Ayer, la Profepa ordenó al GDF suspender las obras en un tramo que pasa por la Colonia Loma de Guadalupe, por no contar con la manifestación de impacto ambiental.

Al respecto, Aboitiz indicó que cuenta con tiempo para solicitar los documentos que exige la Profepa, por lo que las obras se realizarán conforme a los tiempos establecidos.

"Hoy la Profepa solicita que se saque esta medida de impacto ambiental federal y con mucho gusto lo haremos (pues) el gobierno de la ciudad no está buscando una confrontación con la autoridad federal", aclaró.

No obstante, el funcionario local expresó molestia porque la Profepa solicitó un permiso adicional al cambio de uso de suelo forestal que ya había otorgado la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y confió en que al contar con el permiso de la Semarnat, obtenga pronto el de la Profepa.

“Se van a seguir trabajando los permisos que ellos nos pidan”, por lo que “ayudaría mucho que nos dijeran si requieren algún permiso adicional más", recalcó.

En cuanto a la construcción de la obra, detalló que la suspensión en los 38 polígonos que ordenó la delegada local de la Profepa, Carmen García García, no implicará un retraso.

"El primer tramo está fundamentalmente ya liberado, que es el que tenemos que entregar hacia final de este año, y el resto de los tramos se va entregando hacia finales del año entrante, entonces no hay una afectación real a la obra", afirmó.

Aboitiz detalló que la Supervía tiene tres tramos de trabajo y los polígonos suspendidos corresponden a labores complementarias y no propiamente de la obra.

Cabe señalar que el gobierno capitalino tiene cinco días para solicitar la manifestación de impacto ambiental, y la Profepa contará con un plazo de 30 a 60 días para evaluar la solicitud.

Comentarios