Llama la UNAM a encapuchados a desalojar rectoría

sábado, 20 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El grupo de encapuchados que anoche tomó la rectoría de la UNAM, anunció este sábado que el plantón tendrá una duración indefinida. Los inconformes advirtieron que permanecerán en el vestíbulo de la torre de rectoría hasta que obtengan una respuesta a su exigencia de que sean reinstalados, “inmediata e incondicionalmente”, sus compañeros expulsados del CCH Naucalpan. Los encapuchados leyeron hoy un comunicado en el que expresan sus demandas, pero se negaron a responder las preguntas que se les hicieron. “Esta acción no es una toma, ni siquiera violenta, esto es un plantón al interior de las instalaciones, es indefinido, la duración del plantón no se reevaluará hasta no ver la voluntad política por parte de la Rectoría”, señaló uno de los jóvenes inconformes en un comunicado. Exigieron que se dé marcha atrás a la reforma curricular de 12 puntos del programa educativo, además de pedir que no haya represalias ni hostigamiento por la toma de rectoría. Responsabilizaron al rector José Narro  y a la directora de los Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH), Laura Lucía Muñoz, de cualquier persecución que sufran. Asimismo, se deslindaron de los actos violentos ocurridos durante la marcha de este viernes, y negaron haber vandalizado un mural de Siqueiros así como haber despojado de su cámara a un reportero del diario El Universal. En tanto, la UNAM hizo un llamado a los encapuchados a desalojar las instalaciones y canalizar sus demandas apegados al marco jurídico universitario. El abogado de la UNAM, Luis Raúl González Pérez, entregó esta tarde los jóvenes un documento con cuatro puntos, uno de los cuales señala que cometieron actos violentos y dañaron bienes de la máxima casa de estudios, hecho condenable y contrario a los principios universitarios. También consigna que la institución interpuso una denuncia penal por estos actos que considera constitutivos de delitos. No obstante, los jóvenes se negaron a firmar el documento. La Universidad estableció que no entablará diálogo mientras prevalezcan la violencia y ocupación, contrarias a la legalidad. Por lo tanto, exhortó  los jóvenes a deponer su actitud y desalojar las instalaciones de rectoría. En respuesta el grupo inconforme fijó un plazo de dos horas para que las autoridades universitarias muestren voluntad para entablar diálogo y afirmaron que no dejarán la rectoría hasta que inicie la negociación de sus demandas.  

Comentarios