"Bantú" padecía un trastorno cardiaco crónico

martes, 2 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Médicos veterinarios de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM determinaron que el gorila Bantú, que murió el pasado 6 de julio, padecía un trastorno cardiaco crónico, común en simios de este tipo que son mantenidos en cautiverio. Tras estudios histopatológicos efectuados a fragmentos de diversos órganos de Bantú, los especialistas encontraron en los segmentos de su corazón, múltiples focos de fibrosis miocárdica con degeneración y atrofia de las fibras musculares. “Esta lesión es consistente con la cardiomiopatía fibrosa, trastorno cardiaco crónico que se encuentra bien documentado en simios de este tipo al ser mantenidos en cautiverio. Es una enfermedad de causa desconocida”, afirmó la FMVZ en un comunicado. La entidad universitaria llevó a cabo los estudios a petición de la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre del Gobierno de la Ciudad de México, que ha sido severamente cuestionado por el procedimiento aplicado al gorila durante su preparación para ser trasladado del Zoológico de Chapultepec al de Guadalajara y por el desmembramiento del cuerpo para realizar la autopsia. La Facultad recibió el 8 de julio fragmentos de diversos órganos del gorila de espalda plateada y realizó los estudios correspondientes. El Departamento de Patología de la FMVZ recibió fragmentos del encéfalo, corazón, hígado, intestino delgado y grueso, bazo, riñón, testículo y páncreas de animal. El 14 del mismo mes recibió un segmento de pulmón de la necropsia realizada al ejemplar. Los tejidos fueron procesados para su inclusión en parafina informó la facultad. Finalmente los estudios concluyeron que Bantú padecía un trastorno cardiaco crónico. La FMVZ señaló en su comunicado que especialistas llevaron a cabo la captura y contención química (anestesia) del gorila según los protocolos aprobados internacionalmente y recalcó que para desplazar este tipo de especies se les debe anestesiar para garantizar su seguridad y la de las personas involucradas en el proceso. Sin embargo, lamentó la muerte de Bantu y dijo estar a favor de políticas públicas “más eficientes y fundamentadas en el conocimiento científico sobre el mantenimiento en cautiverio de fauna no doméstica. “La filosofía de la institución es velar siempre por la vida y el buen estado de estos seres”, concluyó.

Comentarios