Gobierno capitalino recibió un déficit de mil 700 mdp en presupuesto 2018

miércoles, 26 de diciembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Gobierno de la Ciudad de México recibió un déficit de mil 700 millones de pesos en el presupuesto 2018 por gastos no contemplados, denominados “Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores” (ADEFAS), mejor conocidas como ampliaciones liquidas. La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que la Secretaría de Finanzas continúa revisando diferentes áreas para saber si existió subejercicio en el presupuesto y determinar la posibilidad de compensar estas ADEFAS, reiteró que se encuentra en el plazo, de tres meses, para que Finanzas revise perfectamente todo y de reportar a contraloría cualquier irregularidad de egresos sin justificación. “Se está haciendo una revisión muy intensiva de todas las ampliaciones líquidas que se hicieron el año anterior, particularmente por parte de la Subsecretaría de Egresos, de junio o de julio a diciembre, y la justificación de estas ampliaciones líquidas. Toda la salida de recursos tuvo que tener una justificación”, afirmó. De acuerdo con Luz Elena González Escobar, secretaría de finanzas, la presión de gasto de alrededor de mil 700 millones de pesos fue encontrada, desde el 5 de diciembre, al comparar el análisis del balance presupuestal en la ciudad con los presentados durante los trabajos de transición, es decir, por una falta de coordinación entre la Tesorería y la Subsecretaria de Egresos. Este desfase “ocasionó que la Subsecretaría de Egresos sobrestimara los ingresos de la ciudad para el cierre presupuestal y que se otorgaran algunas ampliaciones líquidas que traen como consecuencia un desbalance en el cierre presupuestal”, afirmó la secretaria, quien explico que el dinero corresponde a los ingresos totales previstos en la administración, contra todos los egresos de todas las secretarias y todos organismos de gobierno previstos en el presupuesto. Explicó que el monto se concentra en algunas ampliaciones que se dieron a las alcaldías de la Ciudad de México, a la Agencia de Gestión Urbana y al Metrobús, pero reitero no se trata de una deuda, sino de un déficit en el presupuesto gubernamental de este año, derivado de la extensión de ampliaciones líquidas que no estaban sustentadas en los ingresos reales del año en curso. “Estamos trabajando con las alcaldías, con cada una de ellas para poder hacer un cierre presupuestal que les permita operar conforme a lo que estaban programados, y en el caso de la agencia y el Metrobús, estamos haciendo un trabajo donde estamos privilegiando que los servicios públicos no se detengan, que no haya ningún problema en la operación de la ciudad”, sostuvo.

Comentarios