Periodistas y activistas exigen a Graue 'un plan para erradicar de una vez y para siempre al porrismo”

martes, 4 de septiembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Hace medio siglo deberían haberse extinguido los grupos delincuenciales llamados “porros”, sin embargo, a 50 años de la matanza del 2 de octubre, siguen actuando con plena impunidad en escuelas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Así lo señalaron periodistas y activistas -egresados de diferentes escuelas de educación superior- en una carta dirigida al rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, y al procurador general de Justicia capitalino, Edmundo Garrido, a quienes exigieron “un plan para erradicar de una vez y para siempre al porrismo”. De acuerdo con el documento, esos grupos delincuenciales realizaron ayer “un ataque masivo nada menos que frente a la Rectoría”, hiriendo a 14 personas (cuatro de ellas con puñales), sin que las autoridades de la UNAM los hayan contenido, mucho menos detenido, y después se retiraron de Ciudad Universitaria sin que la seguridad capitalina interviniera. “Actuaron con la confianza de que no encontrarían obstáculos. Y, sin duda, con algún propósito: ¿cuál es, por qué ahora, por qué no se actuó? ¿Quién les paga?”, se lee en la misiva firmada, entre otras organizaciones, por Periodistas Unidos, PEN México, Cineclub Cineteca 43, Comunidad Cinematográfica con Ayotzinapa, Cuadernos de Doble Raya y Todos Somos Otros. Las autoridades universitarias han condenado el ataque, pero eso no es suficiente. “Hace falta que expliquen por qué no lo impidieron, qué hacen para combatir la violencia en todas las escuelas, quién está detrás de estos delincuentes”, recalcaron. En ese sentido, llamaron a las autoridades universitarias “a dar estas explicaciones y presentar un plan para erradicar de una vez y para siempre al porrismo”, y a la procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México que explique “su inacción” y detenga a los agresores. De acuerdo con los periodistas, comunicadores y miembros de la comunidad cultural y de organizaciones sociales, la UNAM debe jugar un papel de liderazgo en esta coyuntura histórica, y para poder ejercerlo “necesita limpiarse de intereses antiuniversitarios y de todo tipo de violencia”, destacando la que se ejerce cotidianamente contra alumnas, profesoras y trabajadoras universitarias. Entre muchos otros firmantes destacan: Témoris Grecko, Armando Vega-Gil, Beatriz Rivas, Alejandro Meléndez, Jorge Meléndez, Homero Campa, Beatriz Graf, Claudia Wenzel, Pedro Zamora Briseño, Marta Durán de Huerta, Salvador Frausto, Noé Zavaleta, Laura Castañeda Salcedo, Hibrahin Bañuelos, Cecilia Navarro y Rapé Monero.

Comentarios